Las libretas perdidas de Princesa García

23 Nov
 
       
       Como relatamos en otra ocasión, el nombre de pila de la Srta. García era el no muy republicano ¡Princesa!: nombre a todas luces excesivo elegido por su madre, la Sra. Reina de García, née Huttington.
   En fin, que el uso y un loco afán de ostentación, lo convirtió en “La” Princesa… García, llegando a engañar con este retonto ardid a propios y extraños.
  Reina de García, madre de la criatura, así relató a Princesa los avatares de su llegada al mundo:
 
    “Estaba en casa, quizás leyendo en un sillón; sabía que en esos días llegaría la cigüeña”. “Avisada, la esperaba… en realidad, meses antes, habíamos escrito a París, que es desde donde traen las cigüeñas a los niños, sobre todo si son princesas”. “Te tiró por la chimenea, estabas sucia de ceniza”. “Te recogimos y lavamos, ¡por fin habías llegado!”
 
   Princesa pidió tantas veces a su madre que le contara esta historia: ¿Por qué nunca se ven cigüeñas en la ciudad?, se preguntaba. 
   En la casa no había chimeneas… ¿sucedió en otra, tal vez?. ¿Cómo sabía su madre cuándo exactamente llegaría ¡Princesa!?. 
   ¿Y si no hubiera habido nadie en la casa?. En fin, las complicaciones eran infinitas. Evidentemente, nacer no era sencillo…
 
 
Anuncios

Gracias

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: