Septiembre o el …

7 Sep
  
 
   …extraño frío del fin de invierno.
 
   Entré a la tierra arrasada de la heladera “sábadoalamañana”.
Encontré algunas reliquias: un pote con restos de ricota, todavía comestible y dos papas hervidas en su respectivo caldo de verduras. Precisamente eso es lo que licué, con un buen chorro de aceite de sésamo, un toque de azúcar y levadura fresca disuelta en leche tibia. Me quedó un pastroche al que le fuí agregando harina blanca 0000 cernida hasta llegar a algo parecido a una masa de pan. Hace frío, me gusta prender el horno, el pan es una buena excusa.
   Dejo el bol con el masacote cerca de un lugar tibio, en la cocina abrigada. Y cuando comienza a “burbujear” le agrego la suficiente harina cernida como para tomar la masa y que ya no se pegue; no me olvido de la sal y (¿les gusta?: pimienta negra molida gruesa y orégano o más azúcar si lo prefieren dulzón). Allí va la primera fermentación, hasta doblar el tamaño. Entonces lo amasamos suavemente para sacar todo el aire y le damos forma: La segunda fermentación la hacemos en el mismo molde, nuevamente, cuando dobla de tamaño (ésta es mucho más rápida) lo ponemos a cocinar en olla gruesa, horno y hasta vapor, si lo prefieren. ¡Quedó amarillento y dulzón, la miga húmeda, perfumada!, genial para los “sánguches” del fin de semana…
¿Y la Primavera?
 
 
 
Anuncios

Gracias

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: