del Archivo General de Petibonia: Memorias de (una) Princesa o(a)ccidental.

14 Mar
 
  
        Pronto el dolor me hizo desistir del mundo y a la temprana edad de siete años me distancié, protegiéndome.
     Fue justamente el año de la Gran Revolución que derrocara a la Familia Real de Petibonia, conocida en la historia como la “La Revolución de los Sueños Rotos”: en esos oscuros días salvé milagrosamente mi vida.
   Desde entonces devine Princesa accidental, ocasional y clandestina. En tal carácter y siendo todavía niña, huí al país de los Krakitsin, valiente y rústico pueblo de las altas montañas, tan lejos de mi amada Petibonia.
   Una sencilla familia de levantadores de apuestas ilegales a quien serví en modestos trabajos a cambio de casa, comida, refugio e instrucción, me ubicó, llegado el tiempo de la juventud, como dependiente y aprendiz en la afamada Maison “Lafinur y Legrand”,  la preferida por las damas de la aristocracia krakitsin.
   Mi sombrío plan de venganza se abrió camino. Un largo y tenaz camino que los años y el empeño cocinaron en el caldero del odio…
 
 
¡¡Volveré y seré Princesa!!: Obbbbvvvio que no “millones”…
(de princesas) de ser así, ¿qué gracia tendría?
 
 
 
 
 
 
Anuncios

Gracias

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: