cartas amarillas

2 Abr
 
 
      Pues, ¿qué os pudiera contar, Señora, de los secretos naturales que he descubierto al guisar?. Veo que un huevo se une y fríe en la manteca o aceite y, por el contrario, se despedaza en el almíbar; veo que para que el azúcar se conserve fluído basta echarle una muy mínima parte de agua en que haya estado membrillo u otra fruta agria; veo que la yema y clara de un mismo huevo son tan contrarias que para azucararlos se pueden usar por separado, nunca juntos.
     No quiero cansaros con tales frialdades, que sólo refiero por daros noticia de mi natural, y creo que os causará risa, pero, Señora, ¿qué podemos saber las mujeres sino filosofías de cocina?. Bien dijo Lupercio Leonardo, que bien se puede filosofar y aderezar la cena. Y yo suelo decir, viendo estas cosillas: si Aristóteles hubiera guisado, mucho más hubiera escrito”.
 
 
 
 
 
Sor Juana Inés de la Cruz a  María.Luisa Manrique de Lara y Gonzaga, Marquesa de la Laguna y Condesa de Paredes
 
 
 
 
Anuncios

Gracias

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: