Querido Diario…

21 Abr
  

   Escapé de los ardorosos (nunca mejor dicho, Río es un horno) debates y ponencias de chikas, aktivistas y doktoras y corrí a escribirte en mi vieja Remington, que guardo con tanto celo en mi cuarto de hotel…algo barato, debo decir.

   Me aburro; no soy tan consistente, tan entregada a la noble causa de las féminas del globo y, aunque no lo digo porque queda feo y sobre todo, retro, busco la soledad y camino, bordeando el mar. Bué, “soledad” es un decir; las playas de la ciudad, aunque tranquilas y amables, bullen: Tengo la linda ventaja de ser “extranjera” y fingir que no entiendo nada.
  Digo “Sorry” y sigo sola, disfrutando de mis pocos momentos de aislamiento psicótico, ¡que adoro!.
 ¡Estelita me retaría tanto si este diario cayera en sus manos!, pero soy una colonizada y lo asumo; de pronto, me enferman las discusiones infinitas y huyo al limbo de la dominación femenina.  ¡Si hasta extraño los mates con Doña Chola y a las chikas de la pensión, con sus pequeños sueños y sus grandes ruleros!.
  Ni hablar del Correo Sentimental, algo abandonado en estos agitados días. Hasta mi regreso, se encarga Don Cosme, el portero de la editorial, ¡que es un amor, casi un padre! y comprende el dolor del mundo. Eso sí, le corrijo el estilo, a la distancia.
  ¿Y Andrei?. ¡Qué tonta soy!… aunque guardo mi secreto bajo siete llaves, a veces me sorprendo extrañándolo. ¡Es que soy un perfekto desastre, suerte que te tengo!
Anuncios

Gracias

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: