“la letra con gracia entra”: un recuerdo para Niní Marshall

28 Ene

estampilla homenaje

 

 

Teatro Moderno

“PODREDUMBRE Y CELOFÁN”, de Viriginia Lobo

(alias Niní Marshall)

 

Los personajes, Dorothy, George y Bobby, aparecen inmersos en un ambiente lúgubre, decadente, de los suburbios de Nueva York. La madre, adicta a las jeringas; el padre, alcohólico perdido; el hijo bobo, homosexual y enamorado de un negro. Violencia, drogas, brandy, racismo y figuras fantasmagóricas…

 

(Ambiente sórdido, lóbrego, desordenado, bohemio, diseminadas por todas partes, escrituras modernas, monstruosas, bocetos, trozos de mármol, barro).

 GEORGE: (en un rincón tirado en el suelo, barbudo, harapiento, empina el codo. Junto a él, varias botellas vacías. Tras un portazo, aparece Dorothy. Está embarazada, mal vestida; un sombrerito ridículo cubre sus greñas. Viene cargada con un bolsón lleno de cosas que irá sacando y depositando sobre el cajón a medida que habla.).

 DOROTHY: (contemplando a su marido con asco y empujándolo con el pie) ¡Otra vez borracho!. ¡Caracho!. ¡Otra vez borracho!

GEORGE:  ¡¡Porque soy macho!! (Se rasca)

DOROTHY: ¡Levántate, so guacho!. No estés ahí, tirado como un cerdo…(Le aplica un puntapie). Levántate, George y sacúdete esos piojos, que te están chupando la sangre.

GEORGE: (Rascándose) No te metas con mis piojos, y yo no me meto con los tuyos, Dorothy…

DOROTHY: ¡Te están chupando la sangrer!. Esa sangre podrida, que ni un cuervo, que se nutre de carroña, probaría… (Otro puntapié y Dorothy comienza a vaciar el bolso, depositando las cosas sobre una mesa-cajón).

GEORGE: ¡Oh, Dorothy!. ¡Déjame de joder, please!. ¿Qué traes ahí?

DOROTHY: La compra. Cinco dólares gasté en la canasta familiar (Sacándola) Carne…

GEORGE: ¿De qué?

DOROTHY: De caballo

GEORGE: (Con asco) ¿De caballo?

DOROTHY: ¿Y de qué quieres que sea?

G:  De yegua. Es más tierna. El  caballo me patea…

D:  Una col…

G: ¡Una col para apestar la casa!

D: Más apestada de lo que la apestas tú… hace un año que no te bañas.

G: ¡No me jodas!. El baño es un prejuicio burgués…

D: …un queso

G: (Despectivo) Humm… lleno de agujeros, a ver si querés que me alimente de agujeros…

D:    …huevos

G: ¿Son frescos?

D: Son frescos y podridos. Son surtidos, a elegir.

G: (Indignado) ¿Pero es que con semejantes porquerías pretendes que me alimente?

D: A tí, lo único que te alimenta es el alcohol…¡Borracho!

G: (Se levanta tambaleante y la amenaza con una botella). ¡Te voy a…

D: ¡¡So, guacho!!

G: ¡Más guacha serás tú, hija de p…

DOROTHY: ¿Hija de qué?. ¡Repítelo y te doy vuelta la cara de un cachetazo!. Para nombrar a mi madre, antes límpiate la boca, George.

(Un extraño personaje con muletas, ajeno a cuanto ocurre, cruza la escena, nadie lo ve)

GEORGE: (Irónico) ¡¡¡Ja, ja,ja!!!. Tu madre…¡Tu madre era una méndiga, Dorothy!

D: ¿Una méndiga?

G: Una méndiga, ¡¡¡sí!!!. Pedía limosna, disfrazada de paralítica, en un carrito que tú empujabas por la calle 42…¡Una méndiga!

D: (Sollozando) ¡Oh! Es verdad… eran tiempos duros…de miseria…el pan lo recogíamos en los tachos de basura. Echaba chispas de puro seco…

G: ¡¡¡Ja, ja, ja!!!. Y para ablandarlo, lo mojaban con brandy, ¿eh?. ¡Beodas!. ¡¡Ja,ja,ja!!. Beodas…

D: (Llorosa) ¡No!. Mi pobre madre no era beoda…¡era viuda!. ¡Cuanto padecimos en aquel sótano del Greenwich Village…¡Frío! ¡Mugre! ¡Soledad!. Sólo las ratas nos visitaban. Ratas sarnosas…¡Padecíamos hambre!. Nos alimentábamos con losojos de las reses que mi madre levantaba en el matadero; los cocinaba y los comíamos como huevos duros…

G: ¡Méndiga y prostituta era tu madre!

D: Es verdad. Con el tiempo progresó…Llegó a ser la prostituta más afamada de Brooklyn…Vendiendo su cuerpo, al contado, salimos de pobres y pudo darnos una carrera.

G: ¿Una carrera?. ¡¡Ja,ja,ja!!. A tu hermano Robert, una carrera contra la policía… porque tu hermano era un caco. Y tú, como tu hermano, ¡una caca!. ¡Mechera!. Eso es lo que eres. ¡Mechera!.

D:  Gracias a mis mecherías, comes, ¡desgraciado! ¡Vago! ¡Inútil!

GEORGE: Inútil…¿Y mis esculturas? ¿No vales nada mis esculturas? ¿Dorothy? (Tomando un mármol) Anoche me lo pasé tirado ahí, esculpiendo este torso…

D: ¡Ya te he dicho que no me esculpas en el suelo! (Despectiva) ¿Y eso qué es? ¡Si no tiene pies ni cabeza!

G: ¡Ya te he dicho que es un torso!

D: ¡Ja! Tus esculturas… No daría ni un tueny por ellas… (Se encoge de hombros y se aplica una pichicata)

G: ¡Stop, imbécil!. ¡Qué entiendes tú de arte!

(El extraño personaje cruza la escena. Nadie lo ve. En eso, un insólito ruido de cadenas y un gruñido sobresaltan a Dorothy)

DOROTHY: ¿Y eso?. Oh, please… ¿Que es eso? ¿Otra vez has atado a Bobby?

G: Sí, lo até porque ha ensuciado todo el recinto.

D: ¡Te dije que lo sacaras!. George, ¡desátalo, miserable! ¡Desátalo!

G: (Va hacia el rincón de donde parió el ruido, protestando).  ¡Hay que joderse! ¡Maldito! Ha chorreado mis estatuas…(Levanta una y la muestra)  ¡Mirá! Mi Venus de Chicago… mi Venus chicaguense toda chorreada.

D: ¡Ha hecho justicia! (Y aspira con fruición su pichicata)

(Ruido de cadenas, gruñidos. George, de espaldas, pone en libertad a Bobby que, oculto por unos bultos, no se ha dejado ver. Aparecen George y Bobby. Bobby es un niño monstruoso, hijo de la pareja. Camina en cuatro patas).

DOROTHY: ¡Oh, Bobby! Darling, ven… Un besito a ma…

BOBBY: (Gruñendo) Ña…ña…ña

D:  ¡Te castigó el monstruo de tu padre! ¡Desalmado!

GEORGE: ¡Mirá! ¡Mirá cómo dejó el piso! ¡Es un asqueroso!

BOBBY: Ña…ña…ña

D: ¿Qué dice mi amor?

B: Ña…ña…ña

DOROTHY: ¿Que más asqueroso es papá? ¡Claro que sí!

 (BOBBY INTENTA SALIR POR LA PUERTA QUE CONDUCE AL SÓTANO. GEORGE LO ATAJA)

GEORGE: ¡No! ¡No! ¡Bobby, no!  Además, ¿sabes porqué lo até? . Porque quiere escaparse para bajar al sótano, donde está ese negro que toca el saxo en el Tropical Club… Sammy the Negro. Bobby se ha enamorado de él.

DOROTHY: (ENCANTADA) ¡Oh! ¿Es cierto eso, Bobby? ¿Estás enamorado de Sammy the Negro?

BOBBY: Ña…ña…ña… (E INTENTA ESCAPAR)

GEORGE: (ATAJÁNDOLO Y AMENAZÁNDOLO CON UN LÁTIGO QUE CUELGA DE LA PARED)  ¡Noooo! ¡No…!

D: Oh, darling… (ACARICIANDO A BOBBY). (A GEORGE) Siempre te dije que Bobby era homosexual.

G: ¡Degenerado!. Pues no le voy a permitir que se enamore de Sammy the Negro

D: Oh, no seas retrógrado, George…

G:  No soy retrógrado…¡Soy racista! ¡Que se enamore de un blanco, pero nunca de un negro! ¡Soy racista!

BOBBY: Ña…ña…ña… (Y DE NUEVO INTENTA ESCAPAR)

D: Dice que te vayas a la misma mier…

G: ¡Dorothy! ¡¡No lo permitas! ¿Así educas a nuestro hijo?

(DOROTHY SE ENCOGE DE HOMBROS Y ASPIRA SU PICHICATA. EL EXTRAÑO PERSONAJE CRUZA LA ESCENA)

G: ¿Así educas a este degenerado?

B: Ña…ña…ña…

D: Dice que si es degenerado no tiene la culpa de ser hijo de un alcohólico

G: ¡Calla, Dorothy!. Su taradez le viene de tí, pichicatera… ¡No se cómo te atreves a traer otro hijo al mundo!

DOROTHY: (TOCÁNDOSE LA PANZA) Porque un hijo sólo es un susto.

G: (POR BOBBY) Of course! ¡Un susto! A la vista está…

D: Además, Bobby necesita un hermanito. ¿Verdad honey que quieres un hermanito?

BOBBY: Ña…ña…ña

G: ¡Ja, ja, ja! Mirá dónde mandó al hermanito… (APLAUDIÉNDOLO) Bien, Bobby…¡Muy bien!

DOROTHY: (INDIGNADA) George…¿cómo apruebas que insulte así a mi baby? Oh, George…Te diría que eres un padre desnaturalizado, si tuviera la seguridad de que el hijo que llevo en mis entrañas es tuyo.

G: Oh, Dorothy. No me dirás que…(SE ABALANZA PARA CASCARLA)

D: Fue un minuto de flaqueza, George…

G: ¿De flaqueza? ¡De flaqueza! Si estás gorda como una vaca…

D: No, George, no. Te lo dije para excitarte, para probarte…

G: Ya verás lo que hace un macho ofendido, ¡caracho!

(LA CORRE POR TODO EL ESCENARIO, PROPINÁNDOLE CACHETAZOS. BOBBY LO SECUNDA, PEGÁNDOLE PATADAS Y LANZANDO GRUÑIDOS DE PLACER. EN LA LUCHA VOLTEAN SILLAS, CAJONES, ESTATUAS, TODO LO QUE SE LES PONE POR DELANTE. GRITOS, AULLIDOS, PALABROTAS…POR FIN GEORGE ATRAPA A SU MUJER, Y ECHÁNDOLE LAS MANOS AL CUELLO, TRATA DE ESTRANGULARLA. DOROTHY CAE DESHECHA, HACIENDO ARCADAS. PADRE E HIJO CONTEMPLOAN SU OBRA. JADEANTES LOS TRES EN EL SUELO. SUSPENSO. EL EXTRÑO PERSONAJE CRUZA LA ESCENA. NADIE LO VE. GEORGE REACCIONA HORRORIZADO. LA LEVANTA, BUSCA UNOS VASOS Y UNA BOTELLA. EN UNO, DA DE BEBER A DOROTHY PARA REANIMARLA Y SIRVIENDO LOS OTROS DOS, DA DE BEBER A BOBBY Y SE LOS EMPINAN. DOROTHY VUELVE EN SÍ. BOBBY SE ALEJA GRUÑENDO FELIZ HACIA EL SÓTANO. MARIDO Y MUJER SE ABRAZAN CON PASIÓN)

DOROTHY: Oh…¿Tanto me amas, George?

GEORGE: Mucho más, aunque no lo demuestre, Dorothy.

D: Oh, George…¡y yo que tenía mis dudas!

G: (ACARICIÁNDOLE LA PANZA CON TERNURA) ¿No le habremos hecho daño?

D: ¡Oh, no! ¡Es fuerte! ¡Y será fuerte como su padre!

GEORGE: (HALAGADO) Pienso que sí…

DOROTHY:  ¡¡¡Fuerte como su padre…el carnicero de la esquina!!!

 

Fuente: Patricia Narváez, ¡Niní está viva!. Editorial Sudamericana; Buenos Aires, 2003

 

 

 

 

 

Anuncios

Gracias

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: