el Tantra de la mano izquierda

7 Mar
 
En nuestra revisión histórica hemos llamado la atención hacia la diferencia que existe entre el Tantra de la mano derecha y el de la mano izquierda. Los rasgos principales del Tantra de la mano izquierda son, en primer lugar, la adoración de las Shaktis o divinidades femeninas, con las cuales están unidos los dioses masculinos en el abrazo de la unión amorosa, y de las cuales derivan su energía. Otro rasgo distintivo es la presencia de gran cantidad de demonios y divinidades aterradoras, la adoración del dios Bhairava (el Terrible), y un complicado ritual conectado a la muerte. Y por último, debemos destacar la inclusión de las prácticas sexuales y otras formas de “conducta inmoral”, entre los medios o caminos que conducen a la salvación.
 
El Tantra de la mano izquierda ha encontrado mucha desaprobación, y la indignación moral ha inpedido a la mayoría de los observadores intentar entenderlo. Sin embargo, su vitalidad ha sido sorprendente; durante siglos ha sido una fuerza histórica de primera magnitud en Oriente, y debemos tratar de llegar a alguna apreciación de sus tres rasgos principales : El antiguo budismo había sido un sistema severamente masculino, patriarcal, y sólo admitía unas cuantas divinidades femeninas muy subordinadas. Los dioses superiores son asexuados, y también lo son los habitantes de los campos búdicos. La femineidad en general era un obstáculo para los más altos alcances espirituales, y al acercarse a la budeidad el Bodisatva dejaba de renacer en forma de mujer. No es posible que una mujer se convierta en un Buda.  La Prajñaparamita y Tara fueron las primeras divinidades budistas autónomas.  El culto de Tara parece haber entrado en el budismo alrededor del 150 d.C.  Tara, del sánscrito “tarayati”, es la salvadora que nos ayuda a cruzar a la otra orilla, que elimina el miedo y el temor y que otorga el cumplimiento de todos nuestros deseos. Tara fue creación del pensamiento popular. La Prajñaparamita, por otra parte, se originó en pequeños grupos de ascetas metafísicos. En el Mahayana, Prajñaparamita no sólo era una virtud, un Sutra y un mantra: también era una divinidad. La personificación de la sabiduría trascendental parece haber empezado alrededor del comienzo de nuestra era. En los sutras de Prajñaparamita, se le describe como “la Madre de todos los Budas”. ¿Cuál es el significado de esta expresión?. De la misma manera que un niño nace de la madre, así la iluminación completa de un Buda viene de la Perfección de la Sabiduría.  Ella es quien les enseña a andar por el mundo. En esta forma, un principio femenino fue colocado al lado del Buda, y hasta cierto punto incluso por encima de Él. Es interesante notar que los textos del Prajñaparamita, con su insistencia en el principio femenino en el mundo, tuvieron su origen en el sur de la India, donde el medio drávida había mantenido en vida muchas ideas matriarcales, que el brahamanismo patriarcal había suprimido en el norte de la India.
 
 
Como Ishtar, Isis, Atenea y la Virgen María, la Prajñaparamita era en esencia tanto madre como virgen. Es la “Madre de todos los Budas”, es decir que no es estéril sino fértil, fructífera en la producción de muchos hechos buenos, y sus imágenes insisten mucho en la plenitud de sus senos. Por otra parte, al igual que una virgen, permanece “no afectada, intacta”, y las escrituras insisten más que nada en el hecho de que es inasible.  Mientras que el budismo reconocía en esta forma la importancia de las actitudes femeninas hacia el mundo, y las personificaba en una multirud de divinidades femeninas, por lo general se combatía una actitud sexual hacia la femineidad, y se pasaban por alto las implicaciones sexuales, tanto de la femineidad como de la relación entre el principio masculino y el femenino. En el Tantra de la mano izquierda, los conceptos derivados de la vida sexual fueron introducidos abiertamente en la explicación de los fenómenos espirituales. Los autores de los sutras Prajñaparamita estaban conscientes de que la persecución de la Perfecta Sabiduría fácilmente podía tomar la forma de una historia de amor con el Absoluto. La forma persistente en que se escapa la perfecta sabiduría bastaría para mantener el interés hasta el fin. De hecho, se nos dice claramente que un Bodisatva debería pensar en la sabiduría con la misma intensidad y con la misma exclusividad con la cual un hombre piensa en una mujer “hermosa, atractiva y bella”, con la cual se ha citado, pero que se ve impedido de verla. Sin embargo, lo que sólo se implica en la mayoría de los tratados sobre la sabiduría sale a luz abiertamente en el Shaktismo. La más elevada realidad se concibe como una unión de un principio masculino-activo con otro femenino-pasivo. El principio activo es llamado “habilidad en los medios”, siendo el principio pasivo la “sabiduría”. Sólo la unión de los dos puede llevar a la salvación. El Absoluto único es una unión de los dos, y ese acto de unión lo llena de la “más alta felicidad”. El arte de esta escuela, como bien se sabe, representa a los Budas y a los Bodisatvas en el acto de la unión carnal llamado actitud Yab-Yum o “padre-madre” por los tibetanos.
 
 
 
 
 

Padmasambhava, fundador del budismo tibetano

 
 
 
 
La insistencia en el aspecto aterrador del universo está relacionada con el propósito de las prácticas Yoga en el Tantra de la mano izquierda. El camino de la mano izquierda tiene como objetivo el desnudar al hombre de su ego, para que pueda identificarse completamente con el principio divino. La finalidad es ocasionar una destrucción y una obliteración completa y total de todos los elementos que hacen el ego, es decir, de nuestros deseos y pasiones. La concentración en la autodestrucción explicaría, hasta cierto punto, la aparición de las muchas divinidades aterradoras, que representan los esfuerzos “destructivos” del yogi. Como dice P.H. Pott:  “La idea de la destrucción despierta naturalmente la asociación con el cementerio, donde es destruído el cuerpo material. El lugar donde deberían realizarse los actos de consagración del camino izquierdo debería ser de preferencia un cementerio. El ritual está inspirado por su atmósfera”. Esotéricamente, el cementerio representa el lugar donde se corta la última unión entre el hombre y su mundo…
 
 
El budismo. Su esencia y desarrollo. E. Conze; FCE, 1978
Anuncios

Gracias

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: