la mitología tántrica: el camino hacia el henoteísmo

26 Mar

Avalokitesvara, Manjushri y Vajrapani

 

 

 

Desde el comienzo, la personalidad del hombre se interpretó como un complejo de skandhas. El Tantra transfiere ahora esta concepción al Buda mismo, y asegura que está compuesto de cinco skandhas o “montones” o “agregados”. Los skandhas mismos son Budas.  En la literatura europea, con frecuencia se les llama “Dhyani Budas”, pero ese término, introducido por Hogson a mediados del siglo XIX, no sólo está en sánscrito defectuoso, sino  que nunca se le ha encontrado en ningún texto tántrico. Es hora de descartarlo. Los textos mismos siempre hablan de los “Cinco Tathagatas“, o “Los Cinco Jinas”. “Jina” significa “vencedor” o “conquistador” y es un antiguo epíteto del Buda, que se refería originalmente a su conquista de la pasión.  Los tibetanos siempre hablan de los cinco Jinas, y voy a seguir su ejemplo: Los cinco Jinas son “Vairocana”, el Iluminador o el Brillante; “Akshobhya”, el Imperturbable; “Ratna Sambhava, el Nacido de joya; “Amitabha”, la Luz Infinita; y “Amoghasiddhi”, el Éxito Infalible. Estos cinco Budas fueron introducidos alrededor del año 750 de la e.C., y difieren completamente de todos los demás Budas conocidos por el budismo hasta entonces.

 

Todos los Budas de los cuales se había oído hablar en el período anterior al Tantra habían empezado su carrera como seres humanos ordinarios, o incluso como animales, y luego, por medio de una purificación progresiva, en muchos millones de vida, habían llegado lenta y gradualmente a la budeidad.  Los Cinco Jinas, por otra parte, siempre fueron Budas, desde el comienzo, y nunca fueron ninguna otra cosa.  Los Cinco Jinas, constituyen el cuerpo del universo. Además, el Tantra elaboró un sistema según el cual esos cinco Jinas “correspondían” místicamente a los distintos constituyentes del universo, que “participaban” en ellos. Cinco elementos corresponden a los Cinco Jinas, cinco sentidos y objetos sensoriales, cinco puntos cardinales (el quinto es el centro). Al mismo tiempo, hay otras correspondencias con letras del alfabeto, con partes del cuerpo, con los distintos tipos de “aliento vital”, con colores, sonidos, etc. Esto no es todo. Cada Buda celestial se refleja en un Bodisatva celestial, y en un Buda humano y está unido con una fuerza femenina, Shakti. Además, al introducir la idea de que cada Jina preside una “familia” mística, este sistema puede, en principio, agrupar a todas las demás divinidades bajo los cinco Jinas como divinidades accesorias. El sistema de los Cinco Jinas fue el más influyente, pero de ninguna manera, el único sistema mitológico del Tantra. De la misma manera que el budismo podía considerar la personalidad humana como constituída por cinco skandhas, sin postular un principio unificador por encima de ellos, de la misma manera una reducción del universo a los cinco Tathagatas como sus constituyentes últimos podría satisfacer los requerimientos lógicos de la mayoría de los budistas. Sin embargo, parece que después del año 800 d.C. fue propugnada una doctrina, en lugares diferentes y en formas distintas, que trataba de derivar los cinco Tathagatas como emanaciones de un Buda original, primero, o primordial, a quien a veces se llama el Adi-Buddha, y que es el principio vivo, uno y eterno del universo entero.

 

Las tradiciones sobre el Adi-Buddha se consideraban como una parte de la enseñanza  especialmente secreta, y actualmente no estamos en una posición que nos permita distinguir claramente entre las diferentes escuelas de pensamiento.  Muchas escuelas parecen haber elegido a uno de los cinco Jinas, generalmente Vairocana, como el jefe. Otras introdujeron una sexta persona para presidirlos. Esta persona a veces lleva el nombre de Mahavairocana, a veces, Vajradhara, y a veces se le llama simplemente el Adi-Buddha. En este punto es donde el budismo por fin se desvía completamente de sus enseñanzas originales, y prepara el camino de su propia extinción. Está perfectamente claro que esta clase de enseñanza debe tender en la dirección del henoteísmo o monolatría. Como lo hemos visto antes, siempre ha sido convicción básica de la tradición budista que la finalidad de pensar sobre el mundo era escaparse de él, y no “explicar” su origen. Por lo que se refería al origen de la aparición de este universo que nos rodea, uno se conformaba con atribuírselo a la ignorancia, pero no a Dios.  Los Yogacarinos fueron los primeros en construir un sistema extremadamente complicado que estaba destinado a deducir la aparición de un mundo de objetos externos a partir de la ignorancia como su causa, y de la “conciencia de almacenamiento”  como la base del universo.  Quinientos años más tarde, alrededor del año 950, algunos estudiosos tántricos, que vivían cerca del río Jaxartes, llegaron a considerar una cosmogonía casi monoteísta como centro de la doctrina budista. Hasta ese entonces el Tathagata había sido el que daba la verdadera enseñanza sobre la causa del universo. Ahora el Tathagata mismo se convierte en esa causa.

 

En el Kalacra Tantra, y en algunos sistemas chinos, el Buda actúa como una especie de creador. Como Señores de los Yogis, los Budas fueron transformados en magos, que crearon este mundo por medio de su meditación. Todas las cosas son sus creaciones mágicas. Todo lo que existe, lo ven en su meditación creadora. Y lo que ven es su meditación debe ser real porque, excepto esa meditacón, nada existe, y todo, tal como es, es realmente Pensamiento. Por muchos siglos había sido costumbre, en los círculos Yogacara, describir la realidad última como la “matriz de los Tathagatas”. Se dice ahora que el mundo surge de esa matriz de los Tathagatas. La elaboración de esta cosmogonía fue el último acto creador del pensamiento budista. Cuando llegó a esta etapa de desarrollo ya no pudo dejar de mezclarse con las religiones monoteístas que estaban a su alrededor…

 

 

El Budismo. Su esencia y desarrollo. E. Conze; FCE, 1978.

Anuncios

Gracias

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: