Querida Estelita…

19 Abr

Desde la cocina; sola en la noche, escribo sobre el hule verde…

 Afuera es noche y llueve tanto, aunque no levanto mi fina copa de champagne, Estelita: apenas unos simples amargos. Te cuento a vos, claro… ¿a quién sino?. Porque yo soy la que contesto el Correo Sentimental,¿sabés?, no la que hago las preguntas. Y sí, ayer lo ví al b… ése,  ¡el mismísimo Andrei en persona!:  fue en el vernisage de Helenita Curtis que inauguró su exposición y venta de trabajos manuales y macramé, en el Real Centro Cultural de Petibonia. ¡Se dió cita el “tout” petibonés!, así que aproveché para hacer notas y mucho chisme y cotilleo  para La Mujer Moderna.  Te cuento que el servicio estuvo genial,  por eso me quedé cerca de la mesa de fríos (había bocaditos de salmón ancche ¡caviar! y un champagne ¡excelente!); entonces lo ví, Estela. Me armé de valor y no huí, simplemente esperé donde estaba. Pero no me vió, entusiasmado como venía detrás de otra chirusa de cuarta, de esas que pululan  en toooodos los acontecimientos sociales de la ciudad, buscando prensa. Pensé en cantarle las cuarenta, o, al menos, el tango Chirusa, cosa de advertirla. Y después me dije: ¿para qué?. Cada cual sigue su karma, Estelita… ya lo dice el tango, que “dice” sobre cualquier asunto importante de la vida, ¿no te parece?.

Chirusa, la más linda de las pebetas,
tejía sus amores con un Don Juan;
él, con palabras buenas y cariñosas,
le prometió quererla con loco afán.
Confiada en sus promesas, una mañana
ató toda su ropa y se fugó;
cegada por el lujo siguió la caravana
y el alma del suburbio así grito:¡No dejes a tus viejos!Cuidado che, Chirusa;
el lujo es un demonio
que causa perdición,
y cuando estés muy sola
sin una mano amiga
has de llorar de pena
tirada en un rincón.

Hastiada de la vida, sin un consuelo,
vencida para siempre por el dolor,
pensaba en sus viejitos que dejo un día
en la casita blanca donde nació.
El viento le traía dulces recuerdos,
pasajes de su vida llenos de sol;
y el alma del suburbio, hasta su pieza,
como una voz lejana le recordó…

 

 Tu amiga para siempre, dentro de la impermanencia relativa de los asuntos humanos

Princess!

Anuncios

Gracias

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: