Tecnología medieval y cambio social: la energía hidráulica

9 Jun

 

La fuente de energía (II)

 

Lynn White (h). Editorial Paidos; Buenos Aires, 1973

 

 

… Y de hecho, precisamente a fines del siglo X ó en el  XI empezamos a encontrar pruebas de que la energía hidráulica se utilizaba para otros procesos distintos de la molienda de granos. Por el año 983 existía probablemente un batán -primera aplicación útil de la leva en Occidente- a orillas del Serchio, en Toscana. En 1008, en una donación de propiedades a un monasterio de Milán, se mencionan no sólo molinos para moler grano, sino también fullae, que probablemente eran batanes, instalados junto a los primeros, a orillas de los arroyos. En 1010 el topónimo Schmidmülen, en el Oberpfalz, revela que en las fraguas de Alemania funcionaban martinetes hidráulicos. Más o menos entre los años 1040 y 1050 había en Grenoble un batán, y alrededor del 1085 existía otro destinado a trabajar el cáñamo. En el 1080 la abadía de San Wandrille, en las cercanías de Ruán, recibía los diezmos de un batán, y en 1086 dos fundiciones inglesas pagaban el arriendo en tochos de hierro, señal de que se empleaba energía hidráulica en las fraguas. Antes de finalizar el siglo XI se encuentran así mismo fundiciones de hierro cerca de Bayona, en Gascuña. Aunque a la mentalidad moderna, que acepta la tecnología mecánica como algo axiomático, le parece incomprensible el milenio transcurrido entre la aparición del primer molino hidráulico y sus aplicaciones más amplias, esos mil años distaron mucho de haber sido estáticos en cuanto a la difusión de la energía hidráulica.  Aún en los períodos más oscuros de la Alta Edad Media -generaciones acerca de las cuales nuestras fuentes de información son considerablemente menos ricas que para las de la época romana-, los testimonios documentados de molinos hidráulicos son mucho más frecuentes y se hallan más esparcidos que antes. En 1086 el Domesday Book enumera 5624 molinos en unas 3000 comunidades inglesas. No hay razón alguna para creer que Inglaterra estuviese tecnológicamente más avanzada que el continente. En el siglo XI toda la población de Europa tenía constantemente a la vista alguna muestra importante de tecnología mecánica, de manera que comenzaban ya a reconocerse las ventajas de sus aplicaciones. En el siglo XI aparece el primer indicio de interés en nuevas fuentes de energía bajo la forma de molinos accionados por la fuerza de las mareas. Al parecer, este tipo de molino accionados por la fuerza de las mareas. Al parecer, este tipo de molino representaba tal vez un paso más avanzado que el molino accionadoj por una corriente de agua, pero de todos los modos significa que los hombres que vivían en estuarios pantanosos, o en pequeños puertos donde las corrientes eran insuficientes, ya no se resignaban a aceptar su suerte. En 1044 un molino de marea funcionaba en las lagunas de la parte superior del Adriático. En algún momento entre los años 1066 y 1086 se construyó un molino de esta clase a la entrada del puerto de Dover. Debido a la fluctuación estacional de la altura de las mareas, los molinos que utilizaban la fuerza de éstas no daban buenos resultados; sin embargo, continuaron siendo bastante comunes en toda la Baja Edad Media. Su invención reviste importancia principalmente como un augurio de cosas venideras, como síntomas de una nueva actitud que habría de modificar por completo la pauta de la vida humana.  Había quienes vivían en planicies donde los ríos corrían demasiado pesadamente como para hacer girar con energía una rueda, y donde la construcción de una represa implicaba anegar demasiadas tierras buenas para la agricultura. ¿Podrían utilizarse las corrientes de aire?. El carácter exploratorio de la tecnología occidental se manifiesta claramente en el siglo XII con el invento del molino de viento, que rotaba en torno de un eje ligeramente inclinado por encima del horizonte con el objeto de asegurar un efecto de turbina de aspas. Puesto que en las zonas donde impera el chamanismo las banderas flameantes constituyen una suerte de plegaria, se ha supuesto a veces que el cilindro tibetano de rezos impulsado por el viento, construído a modo de un anemómetro y que gira sobre un eje vertical, no solamente es muy antiguo sino que también sirvió, probablemente, de inspiración para los molinos de viento en general. Pero todavía no ha sido posible asignar fecha de origen de este dispositivo. En realidad, parecería que la idea inicial de ganar méritos religiosos mediante la rotación de escritos sagrados es china, más que tibetana. Tal vez ya en el siglo VI, y sin duda alguna hacia el año 823 d.C. en monasterios budistas chinos se instalaron a veces estantes giratorios de libros, por lo general octogonales, para guardar las Tripitaka y facilitar su consulta. Dado que en el 836 se menciona uno en Suchow, con un mecanismo de freno para detener su rotación, la intención primitiva no pudo ser la de alcanzar recompensas espirituales simplemente con hacerlo girar. Sin embargo, a principios del siglo XII se difundió por toda China un nuevo estilo de piedad mecanizada: Yeh Meng-tê, muerto en el 1148, nos cuenta que “desde hace poco… en seis o siete templos de cada diez puede escucharse el ruido de las ruedas de los estantes giratorios”, seguramente no como resultado de una actividad intelectual. El hecho de que en la Mongolia moderna algunos grandes cilindros de rezos sean octogonales sugiere que en Asia Central estos dispositivos que contienen mantras, se inspiraban en los estantes giratorios de libros que encontramos en China…

 

 

Duro trabajo: piedra de moler manual, siglo XIV

 

Anuncios

Gracias

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: