Un sueño…

10 Jun

        

         Yo era joven. Tenía una hija, como la que tuve siendo muy joven, y era niña… como entoces.  Caminaba entre altos y viejos árboles, de una belleza que sólo los árboles pueden tener.  Era otoño, era abril. Como en los sueños, la mañana soleada transcurría lenta.  Aunque no tan lenta como para que no llegaran las ¡13.30! -hora de mi examen-,  “el” examen concluyente que sería a esa hora, la señalada.  Sin embargo, mil cosas llenaban mi mañana… cada tanto recordaba esa cita con profesores y colegas, ¡parecía tan distante!;  ni siquiera estaba vestida en forma adecuada. Traté de recordar el temario, algo que al menos hubiera estudiado, pero mi mente estaba ocupada con otros asuntos y no lograba descubrir siquiera… si había estudiado. “¿Querés ser mi amor, mi novia?”  me preguntaste.  Sin pensarlo un instante dije   “¡No!, no tengo tiempo ni disposición  para eso, ¡cuánta energía!; si hasta tendría que involucrarme en  tu vida, conocer a  tu familia…”  y me parecía tan absurda la idea del amor y de que alguien me lo propusiera que hasta me hizo reír.  El paso de las horas hacia el examen me sorprendió sorprendiéndome de mí: me habías tocado,  de eso me dí cuenta.  Lo mismo seguí adelante, el corazón cerrado… mi vida era así y punto.

Anuncios

Gracias

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: