apuntes para un libro de cocina imposible…

6 Ago

que garabateo en mi “Querido etcétera”. Al menos, y en el peor de los casos, será un borrador de columna para la Mujer Moderna; le estoy debiendo una nota a la Lic. Virginia Luque, que cuando se pone pesada, es de temer.

Entonces:

HOY

  

  Objetos amados, enseres inclasificables y “cosas” imprescindibles en  la cocina de 

Princesa García

En primer lugar, necesitamos… una cocina. Esto parece muy obvio, pero no es así: nunca sabemos en qué circunstancias, lugares, tiempos ni con qué materiales, alimentos, gustos y combustible tendremos que cocinar. Y aunque en general, nos representamos una cocina “normal” de ciudad, con una fuente de agua potable ¡tanto fría como caliente, un lujo de la moderna vida! y un “artefacto” de cocina y horno, funcionando a gas o electricidad, yo voto por las grandes cocinas de las casas viejas y de las de campo, en las que además, se puede comer.  Siempre limpia y ordenada, abunda decirlo, pero no tipo laboratorio de la NASA, que no me las banco. Me gusta colgar las ollas, que nunca brillan, ver los canastos de frutas y verduras, las ramas de laurel, los ajos, los condimentos… pero amigas, voy al grano, y nunca mejor dicho tratándose del arte de cocinar y comer.

¿Qué es lo que no puedo dejar de tener en un lugar en el mundo para llamarlo “cocina”?

1) Dos o tres buenas cuchillas, bien afiladas, que jamás prestaremos y serán nuestra sombra y la prolongación de nuestras manos

2) Una piedra de afilar

3) Dos o tres tablas de madera, bien grandes, pero grandes en serio; idealmente con soportes (2) o pies encastrados, sin clavos. Incluso pueden colocarle un banda de goma a los “soportes” para que no patinen. Serán nuestra “mesas de trabajo”.

4) Una olla grande  y alta, de boca ancha

5) Una olla a presión, de buena capacidad, mediana. Pueden tener otra/s más pequeñas

6) Ollas pequeñas y medianas; las mejores son las más pesadas y gruesas: piedra, barro, hierro esmaltado, las “tipo” Essen, aluminio muy grueso, como el de las ollas viejas

7) Una sartén grande y profunda, para fritura ídem, con su respectivo colador. Otras sartenes más pequeñas y bien gruesas, de hierro preferentemente, para salteados, panqueques, etc.

 Cacharros, fuentones, palanganitas y recipientes de todo tamaño para amasar, lavar frutas y verduras, remojar, etc. Otros de tamaño variado,con tapa, para guardar alimentos. Frascos de tamaño variado.

9) Un molino de cereales manual; los hay de fabricación argie y brasileña, éstos son muy superiores en general. No tiene rodillo -como la moledora manual de carne- sino dos “piedras” aptas para moler cereales, legumbres y semillas secas y húmedas, crudas y cocidas. Si además tienen un molino de piedra o de rueda, pequeño, casero, para moler pequeñas cantidades de harinas frescas, ¡el paraíso!

10) Moldes para pan, pizzas, tortas, budines, flanes, tarteletas, tartas, etc, etc, A no desesperar, se van comprando de a poco y también se “inventan” a partir de latas en desuso, ollitas viejas sin componentes plásticos, etc.

11) Un olla vaporera, las de bambú son la octava maravilla. Pero si no consiguen o resultan caras, se puede comprar la típica olla vaporera china o coreana, que las hay de todos los tamaños

12) Coladores grandes y chicos, esterillas, paños de algodón para envolver alimentos y masas, repasadores, pelapapas, moldecitos de formas, ralladores grandes y pequeños, bandejas, cortadores de pasta, palitos grandes de cocina, cucharas de madera de diferentes tamaños, palos de amasar que se hacen con palos “de escoba” sin pintar, cortaditos y bien lijados.

13) Una licuadora

14) Una batidora

15) Una heladora o “máquina de hacer helados”

16) Una máquina de hacer pasta, al estilo “Pastalinda”, ¡imprescindible, hermosa, práctica y “eterna”!

17) Una “pava” o caldera grande, jarros esmaltados, teteras, cafetera, algún que otro termo, conservadora de alimentos para viajes

18) Una buena y ¡tan grande como sea posible! mesa de madera

19) Una balanza, papel absorbente, de diario y para envolver. Bolsitas de tamaños variados, de polipropileno, plástico, papel. Dos o tres tijeras. Papel film, un rollo de “Resinite”, papel de aluminio y manteca. Estante para libros y apuntes de cocina, cuaderno para notas. Música.

20) Y una despedida, amigas y lektoras; éste fue un servicio más a la comunidad de su cronista de cabecera…

Consejos realmente inútiles, “by” Princess!!

Anuncios

Gracias

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: