vida paralela

13 Oct

 

Era una chica de barrio: vivía en una vieja casa, de esas que entraban profundamente hasta el corazón de la manzana del barrio. En el fondo se lucía una higuera, rincón algo siniestro que sin embargo amaba por sus brevas negras y jugosas, cuando apretaba el verano en el barrio. Tenía una bici roja, algo destartalada; la sacaba a la veredita por las tardes, cuando jugaba con mis amigos del barrio. Cada semana venía el sodero y bajaba pesados cajones de metal, repletos de sifones de vidrio grueso y azulado que nos estaban vedados: podían caerse y “explotar”, peligro insondable al que estaban expuestos los chicos de barrio. En invierno mi mamá me esperaba con su delantal y el almuerzo al volver de la escuela del barrio. En verano me llamaba desde el ventanal que daba a la calle, ya entrada la nochecita, para comer unas pizzas en el patio con papá, que tomaba cerveza negra, y mamá, los hermanos, algún primo y un vecino colado. Conocí un chico en mi escuela de barrio, de delantal blanco y almidonado para las fiestas patrias, como el mío, y fue mi primer novio de barrio. Nos casamos en primavera; viajamos por la noche en tren, solos por primera vez, a nuestro destino de luna de miel de barrio, frente al mar. Después volvimos al pequeño departamento en el mismo barrio, o en otro, parecido a ése, ya no lo recuerdo bien. Por las mañanas abría las ventanas que daban a los plátanos del barrio, limpiaba, lavaba, planchaba, mientras la casa se inundaba de olores de almuerzo. Y también era feliz de a ratos, con mi vida de barrio.

Anuncios

Gracias

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: