una carta a la Dra. Estela Artuá: aprontando el rancho atómico

4 Dic

 

Desde la chacra ignota… ¡ya es Diciembre!

 

 

 

 

                Y avanzan los trabajos en la casa, en los galpones, en la leñera y en  la huerta. ¡Querida Estela!: algo estoy haciendo con mis fobias; ya ves, te escribo.  Vos me dirás que lo hago porque estás en Bombay; bueno, algo de eso hay… pero te escribo y es lo que importa.  Con todo, contesto el Correo Sentimental  -aunque eso es “distante”, de algún modo- y no  me pidas más nada: duermen los correos y así seguirán, no tengo ganas de escribir a nadie ni menos de recibir gente. No estoy lista para eso, tampoco sé si lo estaré algún día.  Como no estoy lista para el amor, y creo que no quiero estarlo: la verdad es que estoy fenómena sin hombres a la vista. ¡Detesto la esclavitud del “amor”, es lo más embolante del mundo!.  Simplemente trabajo como burra, cocino, leo y escribo (eso menos). Con todo, Arthur y Jeremías no resultaron tan malos ayudantes, y eso que los mellizos parecen salidos de una novela  de Kafka… avanzamos como podemos, esta semana nos dedicamos a construir un gallinero y a terminar con los arreglos urgentes de la casa: no es cuestión de esperar el invierno con goteras y chifletes por todos lados. También avanzamos con la cucha de Tobi, quedó lindísima. Es loco, pero la comparte con la gata que encontramos hace unos días cerca de la tranquera, parece que la adoptó definitivamente… ¡y no me retes más!, que te sorprendería la biblioteca que estoy armando; quizás pueda cumplir mi sueño de ponerme al día con la literatura argie. ¿A qué no sabés lo que encontré revolviendo la librería de usados del pueblo?: una bella edición de la Historia de la literatura argentina de Ricardo Rojas, ¡en cuatro tomos!. Eso y la colección ¡completa! de las Aventuras de Hijitus, otra joyita literaria.  Ayer trajimos herramientas y semillas para avanzar con la huerta junto con algunos arbolitos que espero ver crecer. La verdad es que no espero más nada. Cae la tarde… y aunque “ninguna sombra doliente” cruza la pampa argentina o quizás por eso, te cambio por el atardecer desde la galería. Y no te preocupes tanto, ¡pronto nos veremos! aunque no puedo decirte cuándo… ¡ni sueñes con que viaje a la Gran Ciudá, no entra para nada en mis planes inmediatos!. Planes mediatos ya no tengo, lejanos menos y los “inmediatos” son la inmensa y bella cantidad de trabajos en los que me ocupo. Lo mismo te quiere, como siempre, tu amiga del alma que no tengo…

 

 

poder zanahoria; "by" Princess

 

 

 

Anuncios

Gracias

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: