“Cuando una muchacha cae al agua… -mitología eslava-

10 Feb

 

IV

 

 Mitología General

 Dirigida por Félix Guirand. Editorial Labor; Barcelona, 1965

 

 

Rusalka

   

         Cuando una muchacha cae al agua y se ahoga, se convierte automáticamente en Rusalka.  Esta creencia fue común a todos los pueblos eslavos, aunque la imagen que se formó de esta divinidad de las aguas no fue la misma en todas partes, pues variaba según el clima y el color del cielo y de las aguas. Para los eslavos del Danubio azul, la Ruslaka, que allí toma el nombre de Vila, es una criatura graciosa, que conserva algunos rasgos físicos de la muchacha ahogada.  Entre los rusos septentrionales, las encantadoras y sugestivas Ruslaki del Danubio y del Dniéper se convirtieron en doncellas maléficas, de aspecto desgreñado y apenas sin atractivos.  De las Rusalki del Sur se alaba especialmente la palidez de su rostro, comparable a la del claro de luna, mientras que sus hermanas del Norte son lívidas como los cuerpo de los ahogados, y en sus ojos brilla un maligno fuego verde.  Aquéllas suelen aparecer envueltas en finos ropajes de bruma, y éstas se muestran siempre desnudas.  Las Rusalki del Danubio y del Dniéper entonan canciones melodiosas, que desconocen sus congéneres de los lagos y ríos septentrionales.  Las de las regiones del Sur cautivan a los viandantes con su su belleza y su dulce voz; las del Norte sólo piensan en apoderarse brutalmente del que se acerca por el ribazo a hora intempestiva, sea hombre o mujer, para arrojarlo al agua y ahogarlo.  La muerte en brazos de una Rusalka del país del sol y del cielo azul es casi agradable, algo así como una eutanasia; en cambio, las Rusalki de las regiones septentrionales hacen morir a sus vícitmas entre crueles y refinados tormentos.

 

Las leyendas eslavas atribuyen a las Rusalki una doble existencia, que les permite vivir como seres acuáticos y como seres terrestres, en los bosques. Hasta comienzos del verano -precisamente hasta la “Semana de las Rusalki”- habitan en el seno de las aguas, y en este período las abandonan para trasladarse a los bosques, donde se acomodan en un sauce llorón o en un abedul de finas y largas ramas inclinadas sobre el agua, que previamente han elegido.  Por la noche se balancean en ellas a la luz de la luna, conversan, descienden a un claro del bosque y se entregan a la danza.  Los eslavos de las regiones meridionales creen que en los lugares donde las Rusalki ponen su pie para danzar, el césped es más ufano, y el trigo más abundante. 

 

Sin embargo, su acción puede ser también maléfica.  Cuando juguetean en el seno de las aguas, pueden trepar por la rueda del molino y atascarlo, así como romper las muelas, causar daños en los diques y destruir las redes de los pescadores.  Entra también en sus posibilidades el enviar tormentas y lluvias torrenciales a los campos, y a veces se divierten robando hilos y telas a las mujeres mientras están dormidas.  Afortunadamente, existe un medio seguro para combatir la actividad maléfica de las Rusalki:  basta tener en la mano una hoja de ajenjo, que es una “hierba maldita”.  Los mitos relativos a las Rusalki son especialmente reveladores, por cuanto reflejan las creencias generales de los eslavos sobre la muerte y los difuntos. Mientras el Sol no sigue aún “el camino del verano”, las Rusalki, en su calidad de almas de los desaparecidos, pueden permanecer en las aguas frías y oscuras.  Pero tan pronto éstas reciben la luz y el calor del astro de la vida, dejan de ser el lugar más adecuado para cobijarlas.  Entonces las Rusalki vuelven a habitar en las ramas y las copas de los árboles, que es la morada de los muertos…

Anuncios

Gracias

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: