este mundo

15 Feb

 

Salí a la calle. Tenía cosas que hacer: y ya se sabe que el mundo de la fantasía impone deberes insoslayables. Ir al Banco,  por ejemplo; a perdidas y remotas oficinas públicas, incluso. Me recibieron un sol tan cercano que parecía incendiarlo todo… y la luz de febrero, que cae  inclinada y algo más suave por las tardes, anunciando el paso de los días,  la  cercanía del otoño.  Una enana ciega se abrió paso  entre la multitud de la peatonal, haciendo ruido con su bastón. Lloró un niño.   Las pilas de sandalias plásticas de los vendedores de la calle me gritaron ¡Verde!, ¡Azul!, ¡Celeste!, ¡Lila!, ¡Rosa!, ¡Amarillo!, mientras pasaba sin mirarlas, como haciéndome la tonta. Chicos y chicas de uniforme aprobaron y desaprobaron examanes, rieron, lloraron, se besaron en los umbrales de las casas.  “¡Ayúdenme, por favor!”, gritaba una y otra vez la mujer con niño que vende hilos y agujas en la puerta del café tan “city”. Corrí del Centro al Sur, y del Sur a casa: que también está en el mundo, aunque no tanto. 

Anuncios

Gracias

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: