¡Me copé revisitando clásicos argentinos!: Don Francisco de Miranda

29 Mar

 

Historia de San Martín

y de la Emancipación Sud-Americana

 

por

Bartolomé Mitre

 

Tomo Primero

W.M. Jackson Inc. Editores; Buenos Aires, 1950

Edición especial publicada en homenaje al Gran Libertador de América por W.M. Jackson Inc; es copia fiel de la segunda edición publicada por el autor y editada por Félix Lajouane en el año 1890.

 

 

Francisco de Miranda, el Precursor de la Emancipación Americana

 

 

Por este mismo tiempo hacía algunos años recorría el mundo un ardiente apóstol de la libertad humana, precursor de la emancipación sud-americana.  Era un soñador con ideas confusas y conocimientos variados é inconexos, un guerrero animado de una pasión generosa, y sobre todo un gran carácter.  Soldado de Washington en la guerra norte-americana, general con Dumouriez en las primeras campañas de la revolución francesa, compañero de prisión de Madame Rolland, confidente de Pitt en su plan de insurrección de las colonias hispanoamericanas, distinguido por Catalina II de Rusia á cuyos favores antepuso la austera misión que se impuso, considerado por Napoleón como un loco animado de una chispa del fuego sagrado, el caraqueño Francisco Miranda tuvo la primera visión de los grandes destinos de  la América, y fué el primero que enarboló la bandera redentora por él inventada en las mismas playas descubiertas por el genio de Colón.  Fué el quien centralizó y dió objetivo á los trabajos revolucionarios de los sud-americanos dispersos en Europa, entablando relaciones sistemadas con los criollos de las colonias, y el que fundó en Londres á fines del siglo XVIII la primera asociación política á que se afiliaron todos ellos, con el objeto de preparar la empresa de la emancipación sobre la base del dogma republicano con la denominación de “Gran Reunión Americana”.

 

En ella fueron iniciados en los misterios de la libertad futura, O’Higgins, de Chile; Nariño, de Nueva Granada; Montufar y Rocafuerte, de Quito; Caro, de Cuba y representante de los patriotas del Perú; Alvear, argentino, y otros que debían ilustrarse más tarde confesando su credo ó muriendo por él.  Ante ella prestaron juramento de hacer triunfar la causa de la emancipación de la América meridional, los dos grandes libertadores, Bolívar y San Martín.  Esta asociación iniciadora de la revolu´ción de Sud-América fué el tipo de las sociedades secretas del mismo género, que trasplantadas al terreno de la acción, imprimieron su sello á los caracteres de los que después fueron llamados á dirigirla y decidir de sus destinos.  Ellas le inocularon el sentimiento genialmente americano, que sin determinar fronteras ni darse cuenta de los obstáculos, confundía colectivamente á todas las colonias esclavizadas en una entidad, en una aspiración idéntica, en un amor único, y hasta en un odio solidario contra sus amos.  Este resorte moral dió á la revolución americana su cohesión continental por la solidaridad de causa, su unidad por al propaganda recíproca y simultánea, y aseguró el triunfo por la comunidad de esfuerzos.  Éste era el gran punto de contacto entre los criollos que habitaban las colonias hispano-americanas, y de los que lejos de ellas, en otro medio y bajo otrasa impresiones, trabajaban por su independencia y por su libertad.  Esto explica también el sincronismo de sus primeros estremecimientos á pesar del aislamiento de las colonias, en que las mismas causas morales producían idénticos efectos por misteriosas afinidades electivas. Miranda, como Procida, buscó el apoyo del mundo entero para interesarlo en la causa de la independencia hispanoamericana, y principalmente el de la Inglaterra con la cual llegó á formalizar pactos en tal sentido, obteniendo por tres veces consecutivas (1790-1801) del ministro Pitt la promesa de ser apoyado en su empresa moral y materialmente con la cooperación de los Estados Unidos.  Complicaciones de la política europea y trepidaciones del Gobierno de Washington obstaron á esta combinación.  Fué entonces cuando, por vía de manifiesto y declaración de derechos de la América del Sud, hizo redactar en 1791 una carta á los americanos, en que se hacía el proceso del sistema colonial de la España, estableciendo que, “la naturaleza había separado por los mares á la América de la España, emancipando de hecho á sus hijos de la madre patria, y que ellos eran libres por derecho natural, recibido del Creador, inalienable por su naturaleza, y no podía ser arrebatado sin cometer delito; que sería una blasfemia suponer, que el Supremo Benefactor hubiese permitido el descubrimiento del Nuevo Mundo solamente para que un pequeño número de imbéciles explotadores tuviesen la libertad de asolarlo y disponer á su antojo de la suerte de millones de hombres; concluyendo, que el coraje de las colonias inglesas en América, que debía avergonzar á los sud-americanos, había coronado de palmas la frente del Nuevo Mundo, al proclamar y hacer triunfar su libertad, su independencia y su soberanía; que no podría prolongarse la cobarde resignación, y había llegado el momento de abrir una nueva era de prosperidad exterminando la tiranía, animados pro los eternos principios de orden y justicia, y con el auxilio de la Providencia formar de la América unida por comunes intereses una grande familia de hermanos”. (Carta escrita en Londres en 1791 por el jesuita expulsado de América Vizcardo y Guzmán, y de ella hizo hacer Miranda dos ediciones, una en Londres y otra en Estados Unidos).

 

Pero desahuciado Miranda por la Inglaterra y Estados Unidos, intentó por sí solo la empresa, y en 1806 se lanzó en dos ocasiones, -con 200 hombres, la primera y con 500 la segunda, -sobre Costa Firme, y en ambas fué rechazado en Ocumare y Vela de Coro, sin que nadie respondiese á su grito de insurrección.  Pero el gran grito estaba dado, y encontraría ecos en ambos mundos.  La Inglaterra, mientras tanto, abandonando con la muerte de Pitt sus proyectos de emancipación de las colonias españolas, emprendió por su cuenta la conquista de la América del Sud, y fué derrotada por dos veces en Buenos Aires en 1806 y 1807, como lo había sido en 1740 en Cartagena de Indias Miranda se complació de esta derrota y escribió al Cabildo de Buenos Aires en 1808, felicitándolo: “He tenido la doble satisfacción de ver que mis amonestaciones al gobierno inglés, en cuanto á la imposibilidad de conquistar ó subyugar á nuestra América, fueron bien fundadas, al ver repelida con heroico esfuerzo tan odiosa tentativa”.  Al mismo tiempo se dirigía al Cabildo de Caracas, noticiándole la acefalía de la España por efecto de la invasión napoleónica y le aconsejaba que “reuniéndose en un cuerpo municipal representativo tomara á su cargo el gobierno, y enviara diputado á Londres con el objeto de ver lo que conviniera para la suerte futura del Nuevo Mundo”.  A la vez hizo imprimir en Londres un libro inspirado por él, escrito por un inglés y en inglés, en que señalaba la derrota de los ingleses como una lección que debía aprovecharse.  Uno de los generales ingleses, vencidos en esta empresa, -norte-americano de origen,- había escrito á su gobierno:  “La opresión de la madre patria ha hecho más ansioso en los nativos el anhelo de sacudir el yugo de España, y quisieran seguir los pasos de los norte-americanos exigiendo un estado indejpendiente.  Si les prometiésemos la independencia, se levantarían inmediatamente contra su gobierno, y la gran masa de sus habitantes se nos uniría.  Ninguna otra cosa que no sea la independencia puede satisfacerlos”.

 

Partiendo de esta base, el panfletista abogaba por la inmediata emancipación de la América española bajo los auspicios de la Gran Bretaña.  Miranda, al extractar en lengua castellana el texto de este libro, lo acompañaba de un bosquelo de Constitución, obra suya y mezcla de reminiscencias vetustas, tradiciones coloniales, invenciones peregrinas y adaptaciones de la consitución de Estados Unidos, cuya base dominante era la república federal sobre la base representativa de los cabildos.  Como la gran victoria de Buenos Aires tuvo gran resonancia en el mundo, y sobre todo en el corazón de los americanos, á quienes dió la conciencia de una fuerza que ello mismos ignoraban, esta propaganda respondía á un nuevo sentimiento de nacionalidad que empezaba á formarse, como lo prueban las arrogantes palabras pronunciadas con tal motivo por un criollo del Río de la Plata en medio de los aplausos de la América:  “Los nacidos en Indias, cuyos espíritus no tiene hermandad con el abatimiento, no son inferiores á los españoles y europeos, y á nadie ceden en valor”. (Palabras de don Cornelio Saavedra en una proclama dirigida á los Patricios de Buenos Aires en 1807 con motivo de la parte que les cabía en la victoria contra los ingleses).  Desde ese momento, la independencia convirtióse en ideal, la pasión en fuerza y las aspiraciones vagas y las tendencias en objetivo real.  La revolución estaba consumada en los ánimos y estaba en las cosas mismas; para que estallase sólo faltaba la ocasión propicia porfetizada por el conde de Aranda.  Era además cuestión de raza y cuestión de vida… 

Anuncios

Gracias

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: