septiembre

23 Ago

 

Me emborraché  de mañana caminando bajo los naranjos, es el conocido y peligrosísimo efectoperfumedulzón.  Brilló el sol contra el cielo limpio, se dejaba ver entre las hojas. ¡Todavía no desayuné!, les dije mientras pasaba. Se rieron tanto que me llenaron el pelo de flores blancas. Una naranja grandota explotó contra la vereda. ¡Más risas!. “Es primavera y hacemos lo que nos da la gana”, murmuraban cancheros...

 

 

 

Anuncios

Gracias

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: