el retorno de los “arbitrarios clásicos” by Princesa García: HOY…

24 Feb

 

 

Mitología General

publicada bajo la dirección de

Félix Guirand

 Traducción y prefacio de Pedro Pericay

 Editorial Labor S.A.  Barcelona; 1965

 

 

 

Gustav Doré; Titanes y Gigantes - Ilustración para la Divina Comedia

Gustav Doré; Titanes y Gigantes – Ilustración para la Divina Comedia

 

 

 

MITOLOGÍA DE LA GRECIA CLÁSICA

 

El panteón griego queda constituído a partir de la época homérica.  La mayoría de las divinidades que lo componen aparecen, en la Ilíada y la Odisea, con su fisonomía caracterísitica, sus atributos tradicionales y sus leyendas consagradas.  Pero nada nos dice el poeta sobre su origen y su pasado.  Como máximo, se limita a indicar que Zeus es hijo de Crono, e incidentalmente, al referirse al Océano y a su esposa Tetis, los considera como autores de los dioses y los seres.  Sólo hasta más tarde no sintieron los griegos la necesidad de dotar a los dioses de una genealogía y una historia.  El poema de Hesíodo, la Teogonía, escrito en el siglo VIII a.C. constituye, en Grecia, el más antiguo intento de clasificación mítica.  A la vez que nos expone el origen de los dioses, relata sus principales aventuras, establece su filiación y pretende explicar la formación del Universo.  Así, es tanto una cosmogonía como una teogonía.  Reflejo de las creencias populares, la Teogonía de Hesíodo tuvo en Grecia, en cierto modo, carácter oficial. Sin embargo, desde el siglo VI a.C. hasta principios de la era cristiana, bajo el influjo de las doctrinas órficas, fueron elaborándose nuevas teogonías, que se apartan sensiblemente de la tradición hesiódica.  Pero estas teogonías órficas, conocidas sólo por los iniciados, jamás llegaron a ser populares.  Además, estaban demasiado adulteradas con aportaciones extranjeras, sobre todo asiáticas, para que pudiesen tener un carácter específicamente griego.  Nos limitaremos, pues, a una sumaria exposición de datos principales, después de haber relatado, siguiendo a Hesíodo, los orígenes del mundo.

 

Al principio. dice Hesíodo, era el Caos, el espacio inmenso y tenebroso.  Después apareció Gea, la Tierra de amplio pecho, y, finalmente, Eros, “el amor que dulcifica las almas “ y cuya acción fecundante va a presidir en lo sucesivo la formación de los seres y las cosas.  Del Caos nacieron Erebo y la Noche, que, al unirse, dieron vida, a su vez, a Éter y Hémera, el Día.  Por su parte, Gea dio a luz, en primer lugar, a Urano, el cielo coronado de estrellas, “al que hizo su igual en tamaño, para que la cubriera por entero”; después creó las altas montañas y Ponto,  el mar estéril, de armoniosas olas.  El Universo estaba formado.  Sólo faltaba poblarlo.  Gea se unió a su hijo Urano, y de esta unión nació una primera raza, la de los Titanes.  Eran doce, seis machos y seis hembras:  Océano, Ceo, Crio, HiperiónJápeto, Crono, Tía, Rea, Mnemosina, Febe, Tetis y Temis.  De Urano y Gea nacieron después los Cíclopes: Brontes Estéropes, Arges, “que eran parecidos a los demás dioses, si bien no tenían más que un ojo, en mitad de la frente”, y, finalmente, tres seres monstruosos: Coto, Briareo, Gies“Cien invencibles brazos surgían de sus hombros; cincuenta cabezas, unidas a su espalda, se extendían por encima de sus robustos mienbros.”.  Por eso fueron llamados Hecatonquiros o Centimanos.  Urano miraba a sus hijos con horror, y, conforme iban naciendo, los encerraba en lo profundo de la tierra,  Gea comenzó lamentándose de ello, luego se irritó y acabó por maquinar contra su esposo una venganza terrible.  Extrajo de su seno el deslumbrante acero, fabricó una hoz de corte afilado, o harpe, y comunicó a sus hijos el proyecto que había urdido.  Éstos, sobrecogidos por el terror, vacilaban; uno, sin embargo, el astuto Crono, que había nacido en último lugar, se prestó a ayudar a su madre.  Al caer el día llegó Urano, en compañía de la Noche, para reunirse con su esposa, como de costumbre. Y mientras, confiadamente, se entregaba al sueño, Crono, a quien su madre había puesto al acecho, se armó con la hoz, mutiló de modo atroz a su padre y arrojó al mar los sangrientos despojos.  Por la espantosa herida de Urano manó una sangre negra, que absorbió la tierra y dio origen a las temibles Furias, a los gigantes monstruosos y a las ninfas Melíades.  De los restos que arrojó a las olas, y que quedaron flotando en la superficie, surgio una espuma blanca, de la que nació una diosa radiante de juventud: Afrodita.  Afrodita “fue transportada, primero, a la divina Citera, y desde allí llegó a Chipre, rodeada por las olas”.  Tales son las primeras figuras divinas que se ofrecen a nuestra consideración, y tal es el primer drama que las enfrenta.  El Caos hesíódico, designa, simplemente, el espacio vacío.  Sólo más tarde se presenta el Caos como la masa confusa e inorgánica de los elementos dispersos por el espacio.  Por otra parte, el Caos es un puro principio cósmico, sin carácter alguno de divinidad.

 

Lo mismo ocurre con el Eros mencionado por Hesíodo, que nada tiene que ver con el Eros que volveremos a encontrar en las leyendas posteriores.  Aquí, Eros sólo tiene un valor metafísico, y representa la fuerza de atracción que impulsa a los seres a unirse.  Urano, hijo y esposo de Gea, es el cielo estrellado. Observemos que no recibe culto alguno en Grecia.  Esta concepción del cielo y la tierra como las dos divinidades primordiales, es común a todos los pueblos indoeuropeos.  Ya en el Rig Veda, el cielo y la tierra son llamados “la pareja inmortal”, “los dos abuelos del Mundo”.  La única divinidad que posee rasgos bien definidos es Gea, la Tierra.  Según Hesíodo, Gea -principio del que se origina todo-, habría sido la gran diosa de los primitivos helenos.  Igual que los egeos y los pueblos de Asia, los griegos debieron de adorar sin duda, en sus orígenes, a la Tierra, en quien veían la Diosa-Madre.  Nos lo confirma el autor del himno homérico al decir:  “Canto a Gea, madre de todas las cosas, de sólidos cimientos, la más antigua de las divinidades”.  Gea, “la diosa de amplio pecho”, la que nutre cuanto sobre la Tierra existe y por cuyo favor los hombres tiene hijos bellos y cosechan sabrosos frutos, fue en tiempos la divinidad suprema, cuya majestad se imponía a los mortales y a los mismos dioses.  Más tarde, al quedar victoriosa la dinastía de los Olímpicos, el prestigio de Gea no disminuyó.  Las demás divinidades la invocaban en sus juramentos:  “Pongo como testigos a Gea y el vasto Cielo que la cubre”, proclama Hera en la Ilíada al contestar a las acusaciones de Zeus.  Divinidad omnipotente, Gea no sólo ha creado el Universo y dado a luz las primeras generaciones divinas, sino que ha originado, además, la raza de los mortales.  Tal es la interpretacón que se ha de dar al mito de Erictonio, a quien sacó de su propio seno para ofrecérselo a Atenea.  Erictonio fue el primer habitante del Ática.  El poder de Gea se manifestaba aún por el don adivinatorio que le había  sido transferido.  En efecto, es de notar que a Gea perteneció el oráculo de Delfos antes de pasar a manos de Apolo.  En lo sucesivo, el papel de esta diosa fue reduciéndose a medida que otras divinidades iban siendo objeto cada vez de mayor veneración.  Sin embargo, su culto permaneció siempre vivo en Grecia.  Gea tenía bajo su advocación a los matrimonios, y era honrada como la profetisa por excelencia.  En Patras, los enfermos acudían a consultarla.  Era objeto de especial veneración en Egeas, Delfos y Olimpia; tenía santuarios en Dodona, Tegea, Esparta y Atenas, en las proximidades del Areópago.  Recibía ofrendas de cereales y frutos y se le inmolaba una cabra negra cuando era invocada como guardiana de la santidad del juramento,  Por lo general, era representada con los rasgos de una mujer gigantesca.

Anuncios

Gracias

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: