el Budismo de la Fe y la Devoción: escritos de Edward Conze

9 Abr

 

Avalokitesvara: "El Señor que mira hacia abajo con compasión".  (Pintura bengalí del siglo XII, ilustrando el Prajnaparamita)

Avalokitesvara: “El Señor que mira hacia abajo con compasión”. (Pintura bengalí del siglo XII, ilustrando el Prajnaparamita)

 

 

 

 

La Nueva Escuela de Sabiduría fue el movimiento de una élite que, por compasión, consideraba los intereses de la gente común como los propios.  Por lo tanto, no podía conformarse con formular una metafísica tan abstracta como la que se formulaba tradicionalmente.  Para poder cumplir su misión, tenía que suplementar sus doctrinas metafísicas con un sistema mitológico.  El Bodistava estaba comprometido con la Destreza de los medios.  No era posible que redujera sus actividdes en pro de la salvación de los demás al consejo de meditar sobre la vacuidad, so pena de que quedara excluída la mayoría de la gente, debido a su falta de inclinación metafísica, a su preocupación por ganarse la vida y a sus profundos lazos con la propiedad, la familia y el hogar.  Sin embargo, puesto que también el lego está envuelto en el sufrimiento y que, en tanto que originalmente divino, está dotado de aspiraciones y potencialidades espirituales, la palabra del Buda también está dirigida a él.  Incapaz de llegar a la Sabiduría, debe usar la Fe,  El camino de la sabiduría trascendental está suplementado por el de la Fe, o BhaktiNagarjuna distingue entre el fácil camino de la Fe del camino arduo y difícil de la Sabiduría.  Ambos llevan a la misma meta, de la misma manera en que uno puede viajar a la misma ciudad ya sea por agua o por tierra.  Algunos prefieren el método del celo vigoroso, de la austeridad y de la meditación.  Otros pueden, por medio de la práctica fácil de los medios útiles de la Fe, pensando simplemente en el Buda al tiempo que invocan sus nombres, alcanzar rápidamente un estado desde el cual ya no se retrocede, es decir, desde el cual siguen hasta la iluminación total, con la seguridad de llegar a ella.

 

La fe, que es una virtud más bien subordinada en el Hinayana, alcanza ahora un rango igual al de la propia sabiduría   Su poder de salvación es mucho mayor que el que le atribuían las antiguas escuelas.  Había que tomar en cuenta la creciente degeneración de la humanidad.  El camino difícil de la sabiduría autodidáctica y vigorosa ya no era factible para muchos, si no es que para la mayoría, incluso entre los monjes.  En esas circunstancias, el camino fácil de la fe era el úníco que la gente aún era capaz de seguir.  Cerca del año 400 a.C, un movimiento de Bhakti había cobrado ímpetu en la India, y a principios de nuestra era había alcanzado gran fuerza.  Bhakti significa la amorosa devoción personal a divinidades adoradas, concebidas en forma humana.  Hacia los comienzos del cristianismo, la tendencias bhákticas de las masas indias, que por largo tiempo habían confluído en el budismo, lo invadieron con toda su fuerza.  La metafísica de la Nueva Escuela de Sabiduría era lo suficientemente elástica para absorer la tendencia hacia la Bhakti, y para darle un fundamento filosófico.  El resultado de la fusión orgánica entre el budismo de la “Nueva Sabiduría”  y el movimiento de la Bhakti es lo que llamaremos el Budismo de la Fe.

 

El Mahayana había insistido en la universalidad de la salvación, oponiédose a un Hinayana que parecía incompleto porque se había concentrado en la élite y tenía pocos medios efectivos de ayudar a los menos dotados para llegar a la salvación.  El partidario del Mahayana toma con mucha seriedad su deber frente a sus congéneres menos desarrollados.  Tiene que hacer que el Dharma les sea, si no es que inteligible, por lo menos accesible.  La lógica inerna de la perfecta sabiduría lleva a su negacion en la fe.  Si el Nirvana y el mundo son idénticos, si todo es lo mismo que todo lo demás, entonces no hay diferencia verdadera entre el iluminado y el no iluminado, entre los sabios y los tontos, entre la pureza y la impureza, y todo el mundo debe tener la misma oportunidad de salvación.  Si la compasión del Buda es ilimitada, debe salvar también a los tontos.  Si la naturaleza del Buda está igualmente presente en todos, entonces todos están igualmente cerca de la budeidad.  El budismo de la fe del Mahayana llega a las conclusiones prácticas.  Desarrolla métodos que eliminan la diferencia entre pobres y ricos, entre ignorantes y cultos, entre pecadores y santos, entre puros e impuros.  Puesto que todos tienen el mismo derecho a la salvación, se debe hacer que ésta sea igualmente accesible para todos.

 

La literatura de esta escuela combina los términos, las expresiones y las ideas de la Nueva Escuela de Sabiduría con la devoción a los salvadores personales.  Empezó en la India hacia el comienzo de nuestra era cristiana.  Cuatrocientos o quinientos años después estaba cada vez más invadida por ideas tántricas.  En proporción creciente, se fue ocupando de proporcionar “encantamientos” por medio de los cuales uno podía acercarse a las divinidades, e inducirlas a hacer lo que uno quisiera.  Uno de los primeros Budas que se convirtió en objeto de la Bhakti fue Akshobhya (El Impertubable), quien gobierna en el este, en la tierra búdica de Abhirati.  Se le menciona en muchos Sutras Mahayana antiguos.  Su culto debió de estar bastante extendido, pero sólo han sobrevivido fragmentos de sus leyendas.  El culto de Amitabha muestra una fuerte influencia irania, y empezó aproximadamente en la misma época.  Amitabha es el Buda de la infinita (amita) Luz (abha), y su reino está en el oeste.  Hay una gran cantidad de textos dedicados a Amitabha.  El más conocido de ellos es Sukhavati-vyuha, La disposiciòn de la tierra dichosa, que describe su paraíso, su origen y estructura.  Además de estos, Bhaishajyaguru, el Buda de la curación, tenía muchos seguidores.  En China y Japón, Amitabha ha sido muchos más popular que ningún otro Buda.  En la India no parece haber ocupado nunca una posicòn tan premintente, aunque Huei-je, un peregrino chino que visitó la India a comienzos del siglo VIII e.C. informa que todo el mundo le hablaba de Amitabha y su paraíso.  Por su parte, otros textos trataban de los Bodisatvas.  Como  los Budas, son muy numerosos, y sólo podemos mencionar a unos cuantos.  Entre las creaciones de la imaginación mitológica del budismo de la Fe, Avalokitesvara es, con mucho, el más sobresaliente.  Gracias al poder de su magia, y por su infinito cuidado y destreza, da seguridad a aquellos que están ansiosos.  La palabra Avalokitesvara es un compuesto de la palabra isvara (Señor, Soberano) y de avalokita, que significa aquél que mira hacia abajo con compasión, es decir, compasión a los seres que sufren en este mundo.  Avalokitesvara personifica la compasión.  Los textos y la imagenes sugieren que en la India se pueden distinguir tres etapas en su desarrollo.  Al principio, es miembro de una trinidad formada por Amitayus, Avalokitesvara y Mahasthama-prapta (es decir, “Aquel que ha alcanzado gran fuerza“).  Esta trinidad tiene muchas contrapartidas en la religión irania, por ejemplo en el culto de los mitras y en el zervanismo, una religión persa que reconociá al Tiempo Infinito (Zervan Akarana=Amita-ayus) como principio fundamental.  Avalokitesvara, asimilado por el budismo, se convierte en un gran Bodisatva, tan grande que es casi tan perfecto como un Buda.  Posee un gran poder milagroso para ayudar en toda clase de peligros y dificultades.  En la segunda etapa, Avalokitesvara adquiere gran cantidad de funciones y caracterísitcas cósmicas.  “Tiene el mundo en su mano”, es inmensamente grande -“8oo.ooo miríadas de millas”-, “cada uno de los poros de su piel oculta un sistema cósmico”.  Es el Señor y el Soberano del mundo.  De sus ojos salen el sol y la luna, de su boca los vientos, de sus pies la tierra.  En todos estos aspectos Avalokitesvara se asemeja al dios indio Brahma.  Por último, en la tercera etapa, en una época en que los elementos mágicos del budismo estaban en la primera línea, se convierte en un gran mago que debe su poder a sus mantras, y adopta muchas de las características de Shiva.  Este es el Avalokitesvara tántrico.  En algunos aspectos, la popularidad de Mañjusri era igual a la de Avalokitesvara.  Personifica la sabidúría.  Varios Sutras fueron compuestos en su honor, algunos de ellos antes del año 250 de nuestra era.  Se podría enumerar a muchos otros Bodisatvas, como Kshitigarbha y Sananthabhadra, pero remitimos al lector para estos detalles al libro de C. Elliot, Japanese Buddhism.

 

 

 

El Budismo, su esencia y desarrollo; Edward Conze; FCE; México, 1978.

Anuncios

Gracias

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: