sobre las cantantes; episodio ya no me acuerdo cuánto…

28 Jul

Lo sé, queridos lectores: se “supone” que había escrito mi último episodio, que el tema estaba agotado.  Mas no; mis sesudas investigaciones continuaron y tanto trajín de la sesera me llevó a notar que algo, ¡algo fundamental!, requería aún de mis reflexiones. Y lo diré sin más, asumiendo la falibilidad del conocimiento humano, especialmente del mío:  y es que las cantantes de boleros habían sido cruelmente excluídas de mi reseña científika; ¿Cómo olvidarlas?, ¿Cómo no mencionarlas, siquiera?.  Tremenda injusticia canora la mía, me apuro a corregirla aportando las reflexiones que este tiempo de silencio favoreció.  Vamos a los bifes y sin ambages: estoy en condiciones de afirmar que las cantantes de boleros son siempre mujeres y, jugándome más en esta afirmación que sostengo ante la comunidad científica mundial, siempre son cubanas.  Me dirán: “Hay notables y famosos cantantes de bolero…varones”.  Más aún: “No todas las grandes cantantes mujeres son… cubanas”.  Apariencias, amigos:  La verdadera cantante de boleros es mujer y es cubana.  Las otras, “los” otros, reconozco, también son cantantes de boleros, más allá de su género o nacionalidad, pero, no temo gritar al mundo esta verdad, no son “las auténticas cantantes de boleros”, que, como creo haber probado sobradamente… ¡son mujeres y son cubanas! y espero no tener que repetirlo.  La cantante de boleros es dramática y hasta trágica por naturaleza, ¡de no ser así jamás cantaría boleros!.  Su vida artística es muy sacrificada ya que cada vez que cantan, lo hacen interpretando profundas penas de amor, desamor, soledad, abandono y olvido. Por  otra parte, no se casan nunca, ya que en el mundobolero la gente no se casa (¿alguna vez escucharon un bolero dedicado a la esposa?) sino que toma barcas y anda por el mundo mientras el otro lo espera, o pide un puñal para abrirse las venas por amores perdidos y nunca encontrados, o está casado… con otro y no puede separarse, o clava tres cruces mientras toma estrellas con las manos y las enjuaga en las playas de Acapulco, o pasea solo por una vereda tropical o le grita terribles verdades sobre el dolor de amar a otro ser humano.  Es por esas razones que, si su equilibrio emocional y artístico es endeble, algo que suele suceder aún entre quienes no somos cantantes de boleros, sufren mucho.  Lo grave y fatal del asunto es que el público parece exigir que sufran mucho, que se golpeen el pecho y se tiren de los pelos, y que, en no pocas oportunidades terminen tristes, solitarias y finales, perdidas entre sus botellas de alcohol.  ¡Pero es el destino!, del que nunca pueden escapar las cantantes de boleros, ya que ellas siempre creen en el destino y esta creencia las condiciona.  Se supo de algunas que quedaron atrapadas en sus propios discos, padeciendo eternamente por sus penas de amor, al menos, hasta que el disco se destruyera.  Lo mismo son geniales, un punto de vista egoísta, lo sé, pero todo sea por amor al canto.  ¡”Al canto”!, dije, amor que mantienen hasta morir, aún pobres, locas y olvidadas y por supuesto, no amadas, paradoja final de quienes tanto le cantaron al amor.  Para muestra, un botón.  O una canción, una orquesta y una mujer como ésta, ¡cubana y cantante de boleros!, qué casualidad…

 

 

 

Anuncios

Gracias

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: