de nuestro corresponsal en Bi Ei: ¡Exclusivo del Petibonian Times!

9 Nov

-HOY- 

 

¿AQUÍ TAMBIÉN LOS TAXISTAS SON ET’s?

El caso Lucio

 

 

Amigas y lectoras de siempre: huelga ACLARAR -y no se trata de un error tipográfico o “de pluma”- decía… huelga aclarar que mi columna ejerce el derecho de admisión, lo cual implica que los representantes del género masculino, a sí mismos llamados “hombres” o  “varones”, no pueden y ¡no deben! intentar su lectura, no digo siquiera “leer” strictu sensu.  Pucha, y yo que creía que la invasión ET mediante la “ocupación” de humanos taxistas estaba constreñida a las fronteras tucumanas… qué ingenua era entonces en mis denodadas investigaciones y disimulados interrogatorios a los tacheros -cuanto más largo el viaje, mejor-, esos no tan lejanos tiempos en los que sostenía la teoría de la exclusividad calchaquí, además de poder tomar taxis baratos.  Como lo imponen la verdad de los hechos que paso a relatar, estoy en condiciones de afirmar que en la glamorosa aunque muy sucia Gran Ciudá del Plata, ¡también se consiguen!.  El caso es que hoy, apurada por el loco trajín, tomé un taxi.  Extranjeros, pueblo petibonés todo, es algo que en principio no recomiendo, por obvia$ razone$.  Mas  como la necesidad tiene cara de hereje o más bien y para el caso, tiene cara de millonario, lo tomé: apenas subir, un señor entrado, muy entrado en años, se vuelve hacia mí, ya acomodada en el asiento trasero e irrumpe: “Hábleme fuerte”. Sí, amigas, era sordo: así y todo, modulando bien y un poco a los gritos -algo que a los indígenas de la Gran Ciudá no les cuesta nada porque todos hablan a los gritos todo el tiempo, realmente es agotador-, pudimos conversar. De paso, me forzó a reconsiderar mi teoría, arriba expuesta, todo un progreso para las Ciencias Sociales y del Espíritu en sí mismo,  lo cual agradezco.  Le doy mi destino, Tribunales de Comodoro Py.  “Abogada”, me dice, medio relojeando pa’ atrás por el retrovisor. “Sí”, contesto lacónica mientras atiendo una llamada.  Y agrego que vengo de Tucumán, -donde má’ o meno’ hacía lo mesmo- y recomienzo… aquí, en la Grande Babylon del Sur.  Pensé que era suficiente para sociales, pero no.  Para mi sorpresa -y no quiero ponerme paranoica porque implicaría aceptar que, cual Vincent Price en “Los Invasores”, me descubrieron y persiguieron hasta aquí- y a pesar de las remotísimas posibilidades de que ese nombre significara algo para alguien, me dice, entre soñador y romántico… “¡Tucumán!, cuántas cosas me dice ese nombre”.  Le pregunto si conoce, si viaja, si es un tucumano traído desde niño a la ciudad, si tiene parientes o si va de vacaciones.  “Nada de eso”, contesta.  Y agrega misterioso: “Yo nunca puedo ir a Tucumán”. ¡Inevitablemente le pregunto por qué!.  Directo y a los bifes me dispara: “Porque el marido me mataría”.  ¡Esas son historias, amigas!. Entendí, pero quise saber TODO.  Y aquí va: hace mil quinientos años, Lucio conoce a una bella tucumana, en viaje de luna de miel a la capi.  La conoce en casa de un amigo en común, todo normal, todo legal. Pero “algo” sucedió, aunque nada externo.  Ah, ¡los raros caminos del amor..! Un año después, la misma historia: nueva reunión en casa del mismo amigo.  Pero en esta oportunidad, los dioses dispusieron que la dama en cuestión viajara, ¿a que no saben?…  pues ¡solita su alma!.  Resumen: desde hace treinta años, la dueña de sus amores viaja una vez por año, diez días sin faltar uno, aquí, precisamente aquí… a su encuentro con Lucio.  “Es una gran señora”, la defiende Lucio; “Tiene una hermosa familia, ama a su esposo, adora a sus hijos, no vaya a pensar que es una loca”.  Lo tranquilizo: “De ninguna manera, así debe ser”, confirmo. Lo que también confirmo es que me encontré con un ET. “¿Sabe por qué todo esto funciona?”. No, le contesto, animándolo con esa respuesta a develarme los secretos del amor loco: “Porque soy su fantasía”.  Y me deja en Comodoro Py.  Eso sí, ET -algo que sostengo- o no, ¡el viaje me costó un perú!. ¿Estarán recaudando fondos para financiar la invasión? 

 

 ¡SEGUIREMOS INFORMANDO!

 

 

by Princess!!!, su corresponsal joya, nunca taxi
by Princess!!!, su corresponsal joya, ¡nunca taxi!
Anuncios

Gracias

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: