nuestro corresponsal, también morfa: ¡exclusivo!, para el Petibonian Times.

19 Nov

-HOY-

Crítica regourmet…pero de barrio

“LA MODERNA”

un clásico porteño, pero con cuidado para evitar lo trucho, lo malo, lo caro, lo feo...

la pizza, un clásico porteño, ¡pero con cuidado!: evitar lo trucho, lo malo, lo caro, lo feo, lo sofisticado al cohete

“La pizzería tradicional de San Telmo.  Como el Tango Argentino”, tal el lema que aparece aquí y allá, caracterizando de entrada a LA MODERNA, como una cálida y sencilla pizzería de barrio, de las pocas que quedan en San Telmo.  Recorriendo el rioba y sus callecitas con el loco afán de huir del turismo internacional que, justo es decirlo y me banco sonar atrasada, precapitalista y francamente atrabiliaria, ¡me tiene repodrida!, doy con una esquinita que parece salida de mi infancia: Humberto 1° y Chacabuco.  Sospecho que, salvo el advenimiento del invierno nuclear o de una invasión extraterrestre, o incluso, de algo tan fantástico de concebir como que a ningún presidente de nuestra amada Petibonia se le ocurra proponer su reelección infinita, LA MODERNA seguirá allí, como desde 1940.  Si pasan por esta veredita y se asoman por sus amplios ventanales, notarán lo mismo que yo noté: a pesar  de estar ubicada en medio del circo very tipicou, nunca encontrarán un turista.  Amigas, lectoras, no es que toooodo lo pensado para turistas sea malo, de ninguna manera: siempre es caro, carísimo, eso sí; puede ser bueno incluso y hasta muy bueno, aunque seguirá siendo caro.  El problema es que también puede ser malísimo.  LA MODERNA tiene el detalle genial: es algo así como el refugio del barrio; abierta desde tempranito, sigue hasta las doce de la noche, no más, así que prácticamente, a toda hora del día, pueden disfrutar de esas cosas por las cuales, ahora recuerdo, amaba mi ciudad: una fainá calentita, pizza al corte de variedades clásicas y contundentes, una cerveza bien fría, un cafecito con amigos y vecinos que lo tienen como la cocina de su casa, su refugio de las tristezas del mundo, el corazón de este barrio que supo ser un barrio, antes de la invasión extraterrestre. Local pequeño y bajito, tamaño barrio de tango; cálido, sencillo, limpio, ordenado y prolijo, no encontrarán allí a las chicas bonitas en shorts o rollers que no son mozas, en “realidad”, sino actrices haciendo tiempo mientras las espera la consagración o caribeñas cazando giles; mucho menos chicos bonitos ídem, porque en “realidad” son directores de cine en potencia o genios del arte escénico. ¡Nada de eso!: los atenderá un morocho amable, estilo santiagueño, eficiente y tranquilo, uno que hace pila que trabaja alli y todo el barrio conoce y llama por su nombre.  O una chica amorosa, sencilla, bien empilchadita, como la que  me atendió en la tarde de un domingo, mientras caía el sol sobre el empedrado con las vías de tranvía, como si hubiera pasado ayer. “Mire tranquila la carta, señora, está en su casa”,  me dice, maternal casi. Las mesas están cubiertas por mantelitos celestes y blancos, con el clásico vidrio cubriéndolo todo; los precios son la mitad, si la mitad, escucharon bien, de los de las pizzerias de Corrientes.  Ah, las pizzerías de Corrientes, ojo al piojo porque todas son caras y algunas son buenisimas, pero otras son atroces,  En LA MODERNA no hay sorpresas ni lugar para la tilingueria: la pizza más grande y “sofisticada” no  pasa de U$S 7, y las hay más baratas incluso. las porciones también tienen buen precio, muy razonable: pizza de molde, media masa, crocante y calentita, salen variedades como la fainá, muzzarella, napolitana, fugazza y fugazzeta, jamón y morrones, calabresa y pará de contar.  La cerveza, regalo de los dioses que suelen fajar sin vergüenza las pizzerias de Corrientes, viene barata, en una buena ofertas de variedades, tamaños y marcas.  Si hasta pueden hacer como los laburantes que paran alli un momento, para mandarse unas porciones calentitas de parado, en el mostrador. Hay empanadas, parece que prestigiosas, pero  yo le temo a las empanadas porteñas, que suelen ser horribles, aunque no creo que sea el caso, aquí el barrio elogia y aprecia las de roquefort.  Y para honrar esta carta tan porteña, sale empanada gallega en porciones gigantes, tortilla de papas ídem, sandwiches simples y muy respetables, postres de los de antes como budin de pan, sopa inglesa,  o flan con crema  o dulce de leche, ¡tampoco pidan cosas raras!, No importa el día ni la hora en la que se acerquen: jamás encontrarán un turista extranjero.  Pero como esta columna es seguida por millares y millares y millares, bueno, quizas no tantos millares, pero si por muchas amigas del mal llamado “interior” -que dicho así, parece el baño- y Buenos Aires es nuestra y so argie, a no dudar que, si no la conocían, les estoy pasando un dato posta posta: huyan de la tilingueria for export, que además es carisima.  Y disfruten de una tardecita o noche temprana en el corazón de un barrio que sobrevive a pesar de los pesares: un lugar que aguanta al borrachin que come ali todos los dias y en el que todavía escuchamos frases ahora inverosímiles como “Mañaña te pago”.  Ahora bien, esta coresponsal no ceja en su analisi’ crudo de la cruda realidad, así que yo siempre entro al baño: limpio, razonable, pasa la prueba; pueden entretenerse con las pintadas políticas, otro clásico porteño ya que  Bi Ei es una ciudad donde todos son “progres”, algo asi como unos Che Guevaras de maceta.  A no preocuparse, los tiramos dos días en el monte santiagueño y pedirán a gritos que la ONU los retire en camilla: como sea, es divertido.  También pueden chusmear las noticias, silentes en la tele, leyendo los zócalos, o consultar el Clarin o, simplemente, escuchar una radio so ecléctica.  A mí, por ejemplo, me tocaron los Doors y Palito Ortega… ¡GLUP! y a chusmear con los vecinos de a “de veras” que todavia sobreviven.  Humberto I° y Chacabuco, ciudad de Buenos Airs, Planeta Tierra :  “La pizzeria tradicional de San Telmo.  Como el Tango Argentino”.

by Princess!; su guía gastronómica for argentines only

by Princess!; su guía gastronómica for argentines only

Anuncios

Gracias

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: