de nuestro corresponsal, desde la Atenas del Plata: exclusivisivisivisimo!

3 Dic

-HOY-

Crítica regourmet… pero de barrio

LAS CUARTETAS: una pizzería del trocen

 by Princess!!, su corresponsal algo indigestada

♣ 

Las cuartetas... pero de antes; porque la de ahora, ¡en fin!

Las Cuartetas… pero de antes; porque la de ahora, ¡en fin!

Queridas amigas, fidelísimas lektoras… si sigo así, creo que moriré antes de tiempo.  Es verdad que para muestra basta un botón, o, para el caso, un mordisco.  Avezada en las lides culinarias como soy, y asistida por mi mano derecha, la experta pastelera y chocolatera conocida como Pocket Manu, el sábado, previo a la tremenda actividad intelectual de cazar autógrafos y dedicatorias de connotados escritores argentinos en la Noche de las Librerías, nos propusimos picotear dos o tres porciones de pizza, matizadas con una cervecita tranqui… en LAS CUARTETAS, tradicional y vieja pizzería del trocen, más exactamente, de Corrientes al 800, entre las muy porteñas Esmeralda y Suipacha.  Tan tradicional pero no la tengo de la infancia, tampoco de mi primera juventud, en la que tanto trajinaba Corrientes de arriba para abajo y viceversa, aunque sí conservo reminiscencias de su nombre y su renombre.  Trajinaba… aunque siempre sin un mango, eso sí, apenas para comprar algún libro barato, que los sigue habiendo y muy buenos o tomar un café, cosa que ahora no es barata aunque puede ser muy bueno, bueno o malísimo.  No sé si entonces la pizza de Las Cuartetas era ¡so horrible!, como me pareció la de ahora.  Nuestra especialidad son las nobles variedades sin queso, esas que, en mi concepto, permiten calibrar la perfección de una masa, de una salsa bien hecha… aquí, no esperen encontrar una noble, valga la paradoja, variedad proletaria, como la PIZZA DE CANCHA, esa de masa finita que puede doblarse como un sandwich y se hornea junto con su insuperable salsita de tomates cubeteados. Sí tienen otras, también sin queso, además de las tradicionales muzzarela, jamón y morrones, fugazzeta y algunos etcéteras aunque no muchos.  No importa, invencibles como somos, arrancamos con la inevitable, al menos para mí, porque si no pido “faina”, así, sin acento, siento que no pido pizza, decía, con la inevitable FAINÁ.  A eso le agregamos unas porciones de FUGAZZA, sin queso, obviamente y de nuevo, otra noble variedad prole prole sólo de cebollas, a la que sumamos una NAPOLITANA sin muzzarela y una humilde, aunque exquisita si está bien hecha, pizza de ANCHOAS Y SALSA DE TOMATE. Todas geniales… aunque no en este caso.  La pizza de Las Cuartetas es de molde y más bien gruesita, muy tradicional porteña.  Y esto puede ser óptimo si les gusta el estilo, lástima que no en el caso “de marras”,  ya que se trata de un masacote alto y no muy bien cocido, medio húmedo y ¡lo pior!, chicas, a una de las porciones le sentí gusto a harina vieja, húmeda, quizás mal estibada, un verdadero bajón culinario. Mozo con cara de culo, ¡cerveza cara! y no muy fría, las porciones llegaron tibias, incluso la fainá que, además, era gruesa y masosa, otro intolerable digno del infierno de Dante.  Los precios, considerando que es Corrientes y que en Corrientes suelen arrancarnos la cabeza por un chicle o un café, digamos que zafan… zafan menos los precios de la cerveza, más caras que en un local caro de San Telmo, un bajón total.  Las variedades sin queso oscilan entre los U$S 0,70 y 0,90, las restantes trepan un poquito más, digamos que normal, con la salvedad de que la pizza me pareció mala con ganas y la atención ni hablar, ¡pésima!.  Sin embargo, Las Cuartetas siempre está llena, especialmente viernes y sábado por la noche, hasta con gente esperando para entrar, misterios del Universo, si los hay. Quizás se trate del famoso sobre gustos y colores...etc, etc. Era temprano y nos evitamos ese embole, a pesar de ser noche de sábado, tampoco ví turistas, quizás los adviertan a través de sus misteriosos circuitos informativos, ja, ja,ja!.  En todo caso, Princesa firme junto al pueblo morfón, cumple con este servicio para locales, extranjeros ancche alienígenas y sin cobrar un mango, de onda nomás.  Para rematar, Las Cuartetas luce orgullosa en su frente y en sus escasas servilletas, un logo francamente horrible: se trata del Obelisco plantado sobre una pizza entera, algo bastante feíto.  En fin, parece que el diseñador, si lo hubo, no se quemó mucho la capocha, quizás este logo los acompañe desde tiempos inmemoriales. Entiendo que la cerveza ¡carísima! puede tolerarse porque es Corrientes y porque en algunos locales donde esto sucede, la pizza es buenísima, el lugar copado y la atención al menos buena, o sea, en otros locales, no en éste.  Consejo final para mí misma: Aflojá, Princess, y sigamos, salvo excepciones excepcionalísimas, comiendo en casa, costumbre a la que me mantengo muy fiel porque trato de honrar la comida casera, variada, infinitamente más económica y por supuesto, infinitamente más saludable. Y un consejo final para mis amigas: ¡HUYAN!, a Las Cuartetas no, rumbeen para otros lados pizzeros, salvo que adoren los masacotes hechos con harina vieja y el servicio desaprensivo.  En cuanto a algún lektor maskulino infiltrado en esta columna a pesar de mis reiteradas advertencias: ¡VAYAN!, je, je, je…y pasarán algunas horas posteriores con una especie de bola horrible en la zapan.  Y bué,  las pequeñas venganzas de Princesa.  LAS CUARTETAS, un lugar para evitar.

♣♣

Anuncios

Gracias

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: