las lecturas “so” caóticas de Princesa García: el nacimiento y la muerte

4 Mar

Develando los misterios del nacimiento y la muerte

Sabiduría budista para la vida

DAISAKU IKEDA

Traducción de Paula Tizzano

2009, Grupo Editorial Planeta S.A.I.C.; publicado bajo el sello Emecé; Buenos Aires.  ISBN 978-950-04-2756-2

“El Sutra del Loto Blanco de la Ley Maravillosa”; manuscrito en sánscrito

“El Sutra del Loto Blanco de la Ley Maravillosa”; manuscrito en sánscrito

 

 

 

El budismo postula que nuestra vida no está limitada a lo que ordinariamente percibimos como el “yo”,  sino que abarca también a otras personas, al mundo y hasta al universo.  Tal vez en ningún otro lugar se encuentre una mejor explicación de esta idea que en la enseñanza de los tres mil aspectos contenidos en cada instante de la vida, que esclarece el potencial ilimitado de la existencia.  De ella derivan varios principios budistas fundamentales, como la inseparabilidad entre la mente y el cuerpo, y la inseparabilidad entre el sujeto y su ambiente.  Como la enseñanza de los tres mil aspectos sitúa las dualidades en un contexto más abarcador, que armoniza los aparentes opuestos, puede ayudar a resolver problemas que se generan en el pensamiento dualista.  El sistema filosófico de los “tres mil aspectos” fue desarrollado en la China por T’ ien-T’ ai.  Este sistema, basado en el Sutra del Loto,  contiene una visión del mundo que explica el vínculo de inclusión mutua que hay entre todos los fenómenos y la realidad suprema de la vida.  Esto significa que la vida de la Budeidad es inherente a todos los seres de modo universal, y que la distinción entre una persona común y un buda existe sólo en el nivel de lo fenoménico.  En japonés, los tres mil aspectos contenidos en cada instante de la vida se expresan con el término ichinen sanzen.  Literalmente traducido,  ichinen significa “un pensamiento”,  “una actividad mental”,  y denota el verdadero aspecto o la realidad última que existe en cada instante de nuestra vida corriente.  Por su parte, sanzen quiere decir “tres mil”,  y alude a la mirían un análisda de leyes invariables que gobiernan los fenómenos mediante los cuales se expresa la realidad suprema antes mencionada.  La cifra “tres mil” deriva de una multiplicación entre los principios componentes de ichinen sanzen:  los diez estados, o condiciones subjetivas de la vida;  como cada estado contiene el potencial de los diez, esto arroja un total de cien estados;  además,  están los diez factores, de los que está dotado cada uno de los cien estados, lo cual da un total de mil aspectos;  y también los tres principios de individualización, en los cuales operan los mil aspectos mencionados.  Así llegamos a nuestro total de tres mil.  Sintetizando estos conceptos, recapitulamos los tres mil aspectos que provienen del siguiente cálculo: 10 estados x 10 (posesión mutua de los diez estados) x 10 (factores) x 3 (principios de individualización).  La vida, a cada instante, manifiesta alguno de los diez estados.  Cada uno de ellos posee dentro de sí el potencial de los diez en su totalidad;  esta “posesión mutua” representa cien estados posibles.  Cada uno de estos cien estados posee diez factores,  lo cual da un total de mil aspectos potenciales;  ellos operan a través de tres principios de individualización, y de esto deriva la cifra de los tres mil aspectos.  Aunque el principio de los tres mil aspectos constituye un análisis bastante complejo y detallado de cada instante de la vida,  Nichiren creyó que cada ser humano era capaz de captarlo esencialmente;  por eso lo condensó o sintetizó en la frase Nam-myoho-renge-kyo.  Nichiren explicó que,  a cada instante,  la vida del individuo atraviesa el universo entero y contiene dentro de sí todas las leyes y fenómenos universales.  Por lo tanto,  la vida del sujeto es literalmente coextensiva con el cosmos.  Los tres mil aspectos contenidos en cada instante brindan un marco conceptual para expresar esta visión.  La eternidad y la budeidad están contenidas en el instante;  el mundo físico de manera continua nos muestra que hasta las cosas infinitamente pequeñas contienen un vasto potencial.  Desde el punto de vista del tiempo,  la vida a cada instante podría pensarse como el corte transversal de un continuo que se extiende desde el infinito pasado hasta el infinito futuro.  Pensemos como si el instante vital de una persona fuese una imagen de televisión.  En el lapso de un segundo,  a través de la pantalla del televisor se disparan treinta imágenes fijas sucesivas ,  que se fusionan para formar una proyección coherente que parece estar en movimiento.  Pero la longitud de un momento, tal como éste es definido por las escrituras budistas, sería mucho más breve aún que la duración de cada uno de estos cuadros.  El Gran comentario sobre el Abhidharma dice que hay “sesenta y cinco momentos en cada chasquido de los dedos”;  así que, en el budismo, el instante es de brevedad inconcebible. Una existencia individual es la acumulación de estos brevísimos instantes que fluyen desde el pasado hasta el futuro a través del presente.  Como la eternidad es una secuencia ininterrumpida de momentos  -y como cada momento representa la condensación de toda la existencia-,  nuestro estado de vida a cada instante es de suprema importancia, y determina el curso general de nuestra existencia en el mundo.  Así pues, aprender a dominar cada instante es un desafío de importancia crucial.  Uno de los diez títulos  la honoríficos que se concede al Buda es “El Que Así Llega”  (Tathagata, en sánscrito);  este epíteto se aplica a la persona que llega al mundo de la verdad.  “El Que Así Llega” también significa “el que emerge de la verdad momento a momento”, y denota que el Buda, a cada instante, manifiesta la verdad última.  Además, El Que Así Llega puede aplicarse a la realidad suprema que se manifiesta a cada instante en los fenómenos del mundo.  Aunque el momento se diluye en la corriente continua del tiempo,  la vida a cada instante trasciende el marco temporal;  cada momento abarca y contiene la realidad suprema, que se mantiene invariable a través del pasado, presente y futuro.  Esto, desde luego, supera nuestra capacidad habitual de comprensión…    (fragmentos del Capítulo V:  El potencial ilimitado de la vida)

Anuncios

Gracias

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: