una carta, porque es Marzo: de la correspondencia (inédita) García-Artuá

1 Mar

 

¡Noticias de ayer!: urgente

¡Noticias de ayer!: urgente

 

 

 

 

 

 

 

 MiBuenosAiresQuerido, marzo de 201...

 

Dear, dear Estelita:

 

                                    Llueve, apenas, en la ciudad que me vió nacer hace mucho, mucho tiempo, creo que en el precámbrico, tantos años me parecen.  Y yo, que creí que nunca volvería desde los días de mi lejana juventud en que partí tras mis sueños y mi amado Serguéi , estoy aquí.  Debe ser que vine para morir, no ya ni pronto, ¡te aclaro! al tiempo que hago los cuernitos y toco madera,  porque como sabés, soy de esas tontas que cree que se aprende algo con los años.  No es así, por supuesto, pero esa idea boba me da la excusa ideal para desear vivir muchos más.  Y mientras me siento a trabajar en mi curso anual de Filosofía ¡für Chikas only!, en chancletas y tomando unos amargos, como corresponde, -te dije hace unas semanas que, entre otros temas, quiero abordar el de La Santidad, estoy buscando bibliografía en medio de mis muchos quehaceres- miro la lluvia caer, desganada y finita, desde mi balcón de barrio entre mishio y gótico, entre city cajetilla, hoteles y conventillos.  Lloro a veces, no te miento.  Y es porque me siento sola de a ratos, y triste de tantas tristezas viejas.  Pero no pienses que lloro taaaanto; se me cuela algo de la felicidad pequeña y rara de estar aquí, ¡aquí otra vez!.  No lo creerás, pero volviendo de mis reuniones en la Internacional de las Modernas Chicas, paso todos los días por la casa en la que nací a este mundo.  Y veo la puerta de entrada del viejo edificio del barrio de Constitución, esa puerta que seguro atravesé con unos días de vida, en brazos de mi madre: mi primer hogar.  Y veo a los laburantes que van y vienen en los trenes, desde el sur: se detienen a tomar una cerveza en esos bares rantes, a comer algo barato quizás; y veo a las chicas multicolores en las esquinas, esperando a sus clientes vestidas o desvestidas de fantasía, los ojos tristes, la sonrisa lista.  A veces me sorprendo pensando que el subte tal o cual, que pasa por la esquina de mi casa, me dejaría ¡perfecto! en lo de mi mamá… podría llevar algo para tomar unos mates, chusmearíamos y reiríamos como antes: pero ya no puede ser, Estela y estamos en ese momento de la vida en que no tenemos padres -si es que vivimos el milagro de tenerlos-, a veces tampoco hijos, o ya se fueron, porque crecieron y nos damos cuenta de que estamos solas en este mundo cruel.  Y sí, es un destino de mujer, querida amiga… a propósito y hablando de eso, ¿no te parecería un lindo tema para el curso de filosofía?, té con masas mediante, por supuesto… porque pensar no impide comer, muy por el contrario, ¡lo exige!.  Pero no me des tanta bolilla, son tristezas de tarde de domingo… ¡y al toque me pongo a trabajar!, incluso, pensando en retomar mi clásico Correo Sentimental en el semanario de la Mujer Moderna, y hasta mi modestamente famosa Columna de Cocina, como tanto me requiere nuestra común amiga, la Lic. Virginia Luque y que me daría unos modestos pero necesarios mangos,  ¡con lo caras que están las expensas!.  ¡Ya te contaré, paso por la pensión en cualquier tardecita de éstas!, que se están vistiendo de otoño, como habrás visto…

Tu amiga del alma (en la que no creo ni  creo tener)

Princess!! G.

Anuncios

Gracias

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: