¡Volvió Princesa García!, su guía turística ¡completamente freaky!: el Pasaje Lanín

3 Abr

-HOY-

El Pasaje Lanín

-o las sorpresas de MiBuenosAiresQuerido-

 

Desde la República de Barracas, ¡exclusivo!, para el Petibonian Times

by Princess!, desde la República de          Barracas, ¡exclusivo!, para el                         Petibonian Times

 

 

Imagen-1471          

     Barracas, el viejo y extenso barrio porteño de Barracas, como todos sabemos, más que barrio, ¡es una verdadera República!. De sólida raigambre proletaria, esta zona de la ciudad, merecedora de los tangos más lindos que alguna vez se hayan compuesto -¡sorry, che!, y que me disculpen los ciudadanos de San Juan y Boedo, los de Nueva Pompeya o los del cercano Parque de los Patricios-, alberga los rincones más diversos de la geografía porteña.  Alguna vez los invité a la Pequeña Jerusalém sefardí que rodea a la calle Azara y la Plaza Colombia, coronado por la Sinagoga del Fin del Mundo, tan rara en su estilo morisco; pues hoy, Princesa, su guía turística de confianza y algo alocada, los llevará por otro ¡bellísimo rincón! del mismo barrio al que, seguramente, nunca accederán en un tour “careta”. Y es así nomás, amigos, porque NUNCA pero NUNCA accederán en un tour careta, sólo en aquellos desorganizados y propuestos por esta corresponsal inquieta y exploradora de los cien barrios porteños para que se los autogestionen con una simple caminata o un viaje en bondi. Bué, para ser rigurosos, los barrios porteños son cuarenta y ocho,  ¡aunque es más poético decir que son cien!, como ya lo hiciera el ilustre filósofo de las pampas, el Dr. Alberto Castillo…

¿Cómo llegar?: ay, bueno, aprovechen la moderna modernidad y busquen en Google Maps. Pero, desde ya les digo, lectorAs -recuerden: a pesar de todo, mis columnas son ¡chikas only! y cero pero cero macho-friendly; de hecho, ya saben que se autodestruyen en segundos si “ellOs” intentan leerlas- que queda a pasitos de la Estación y Plaza de la Constitución y que, si bien es un lugar que no se transita comunmente a menos que vivan por allí o una obligación los lleve por esos pagos que son como un agujerito negro entre puentes ferroviarios, depósitos, murallones, avenidas atravesadas por camiones y barrios a la antigüita, la realidad es que está separado por apenas DIEZ minutos del centro. Eso sí, ¡vayan de día!; en primer lugar, para apreciar esos divinos frentes y, ¡no menos importante!, porque de noche es un tanto desolado e implica atravesar calles oscuras y no muy amigables.  Como ya les conté -¿ya les conté?, bueno, no importa, sino, se los cuento ahora-, Barracas es un barrio ¡inmenso! y costanero, ya que uno de sus confines es el mismísimo río Matanza-Riachuelo, además de sus “otros” límites como las avenidas Regimiento de Patricios, -que separa a este barrio de La Boca-, Caseros, Vélez Sársfield, Amancio Alcorta, Zabaleta y las misteriosas vías y terrenos del Ferrocarril General Belgrano. Habitado desde tiempos remotos y con una ubicación muy estratégica debida al aprovechamiento del recurso natural del Riachuelo, ya en el siglo XVIII existieron las “barracas”: construcciones  rudimentarias a orillas del río, donde se almacenaban carnes, cueros y también esclavos. En el siglo XIX, este barrio era el lugar de residencia de las familias ricas y poderosas de la ciudad.  Pero desde fines de siglo y comienzos del XX, especialmente a raíz del desastre de la fiebre amarilla, las epidemias de cólera y el progresivo abandono del barrio por las familias connotadas -que huyeron hacia la zona norte de la ciudad y sus alrededores, convirtiendo en conventillos e inquilinatos las antiguas casonas y palacetes- el barrio se modernizó y saneó, transformándose en una especie de polo sanitario: hospitales de veteranos de la Guerra de la Triple Alianza, después los neuropsiquiátricos antiguo “Vieytes”, ahora “Borda” y el de mujeres, “Braulio Moyano”, los hospitales Rawson, Muñiz, Británico, el Instituto Malbrán, entre otros- al tiempo que fueron entubados los ensangrentados arroyos que atravesaban estas calles arrabaleras y desembocaban en el Riachuelo -donde antaño se asentaban los mataderos de la ciudad- y se inauguraban parques y plazas, adquiriendo así y poco a poco ese calor y ese color proletario, inmigratorio, que lo caracterizó hasta bien entrado el siglo pasado. 

Y es así nomás, amigAs: entre las joyitas del barrio inmenso, que también alberga cafés, clubes, bodegones, estaciones de trenes, escuelas y construcciones históricas, está el Pasaje Lanín.  Ir hasta allí vale la pena por dos razones: en sí mismo, es un paseo al pasado de barrios o zonas de barrios que fueron desapareciendo, casi casi inexorablemente. Pero hay algo más que la hace ¡única! ya que alberga una de las muestras de arte urbano más lindas de la ciudad: fue un mismísimo vecino de esta calle, el artista plástico Marino Santa María, quien “intervino”- como se dice ahora, en la ¡modernísima modernidad!- los frentes de treinta y cinco casas,  pintados con bellísimas formas y colores y posterior aplicación de venecitas que preservaron los diseños. Y pensar que todo comenzó en la década del ’90, con la fachada del propio taller del ¡héroe del barrio!.  Tanto pero tanto les gustó a los vecinos que, con el tiempo, el trabajo y la ayuda de algunas instituciones locales e internacionales, la obra fue completada… para envidia de los que no vivimos allí y disfrute de los pobladores del pasaje, que, por supuesto, podemos compartir visitando este rincón porteño en alguna siesta soleada de otoño.  Algo parecido a la felicidad y ¡gratis!: no se lo pierdan.

 

 

Informó Princesa García, ¡siempre firme junto al gran Carlitos y al gran pueblo argentino, salú!

Informó Princesa García, ¡siempre firme junto a Carlitos y al gran pueblo argentino, salú!

 

 

 

 

         

 

Anuncios

Gracias

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: